Taylor Swift Dominican Republic/Stream Team

Foro Taylor Swift Republica Dominicana Taylor Swift Dominican Republic forum

Bienvenida(o) a Taylor Dominican Fans Vota por Taylor en los Kids Choice Award 2010 http://www.nick.com/kids-choice-awards/vote/

    ▼atrapados en la nieve (joe y tu)hot(adaptacion)▼

    Comparte

    andyg
    Asistente Novato(a)
    Asistente Novato(a)

    Cantidad de envíos : 16
    Fecha de nacimiento : 29/07/1995
    Fecha de inscripción : 31/10/2009
    Edad : 21
    Localización : en el maravilloso pais de jobroslandia...♥♥♥
    31102009

    ▼atrapados en la nieve (joe y tu)hot(adaptacion)▼

    Mensaje por andyg

    Sipnosis
    Joseph es casi un nerd, o eso es lo que su mejor amiga ________, siempre dice, simplemente porque él es un tipo inteligente. Él es un prometedor hombre de negocios, decidido a llegar lejos rápidamente y es totalmente opuesto a la divertida ________. Lamentablemente para él, __________ siempre lo ha visto como su mejor amigo y nunca como un potencial amante.
    ________ ama las fiestas y los coqueteos. En la escuela secundaria ella era la directora de las porristas y la reina del baile de gala. Los hombres siempre pulularon alrededor de ella, pero nunca encontró al Sr. Correcto.
    A ella le encanta tener a Joe como amigo, porque él es totalmente seguro. Su amigo no tiene un solo hueso sexualmente agresivo en su cuerpo. O eso es lo que _________ piensa, hasta que su viaje a casa sale mal y ellos terminan atrapados por la nieve en una cabaña aislada.
    Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

    Mensaje el Miér Nov 04, 2009 2:27 pm por nikoljb03

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!

    Mensaje el Miér Nov 04, 2009 3:25 pm por andyg

    CAPÍTULO 3

    ________ abrió los ojos y vio a Joe inclinado sobre ella. Sus ojos eran más oscuros de lo habitual y parecían llenos de consternación.
    -¿Joe?
    -No es nada, cariño.
    Tenía algo en la mano, algo que le estaba poniendo en la frente.
    -¿Qué haces? -preguntó, un poco confusa por la herida y por su proximidad. Sentía el aliento del hombre sobre su cara, sobre sus labios. Incluso podía oler su colonia.
    -No vuelvas a desmayarte. No me gusta nada.
    -¿Me he desmayado?
    -Como una damisela del siglo pasado -sonrió él-. Pensé que eras más fuerte. Y todo por un cortecito de nada.
    _________ recordó la sangre entonces.
    -¡Mi cabeza!
    Cuando iba a tocarse la herida, Joe sujetó su mano y le dio un besito.
    -Las heridas en la cabeza sangran mucho. Pero no es nada. Y ya te he puesto una venda.
    Se sentía como una damisela. Y no estaba acostumbrada a eso.
    -¿Cuánto tiempo he estado desmayada?
    -Unos minutos.
    Entonces se dio cuenta de que el asiento estaba reclinado y que Joe estaba encima de ella. Sin saber por qué, se puso colorada.
    -Lo siento.
    -No seas tonta -murmuró Joe que, con intensa concentración, terminó de limpiar la sangre y se echó hacia atrás.
    Tenía su entrepierna sobre las rodillas y, por primera vez en mucho tiempo, _________ lo veía como a un hombre, no como un amigo.
    -¿Te duele algo más?
    Turbada por la íntima posición, ella empezó a negar con la cabeza, pero el dolor la hizo detenerse.
    -¡Ay! El hombro.
    Su jersey tenía una hilera de botones y, sin dudarlo, Joe empezó a desabrocharlos. Atónita, ________ solo podía mirar mientras él lo apartaba para examinar el hombro. Para su sorpresa, no prestó ni la más mínima atención al sujetador de encaje ni a su piel desnuda.
    -Tienes un hematoma. ¿Puedes mover el brazo?
    Ella hizo un gesto de dolor.
    -Me duele, pero no creo que tenga nada roto.
    -Seguramente está dislocado.
    Joe volvió a cerrar el jersey y después miró el bosque y la solitaria carretera.
    -Pronto se hará de noche y no hay forma de sacar el jeep de la nieve.
    -Puedes usar el móvil.
    -Aquí no funciona. No hay cobertura en las montañas -suspiró él.
    ________ empezaba a ponerse nerviosa.
    -Entonces, tendremos que quedarnos aquí hasta que pase alguien, ¿no?
    Los dos sabían que muy poca gente tomaba aquella carretera cuando hacía mal tiempo, sobre todo si estaba nevando.
    -Hay una cabaña a medio kilómetro de aquí -dijo Joe, tomando su chaqueta del asiento de atrás-. La hemos pasado hace un rato.
    -¿Había alguien?
    -No. Parecía una cabaña abandonada, pero nos vendrá bien.
    -¿Una cabaña abandonada?
    ________ lo miraba, atónita, mientras cerraba el botiquín.
    -No te muevas.
    Como si pudiera ir a alguna parte...
    Las botas de Joe crujían sobre la nieve mientras iba hacia el maletero. De allí, sacó una manta y en ella guardó una linterna, el botiquín, un termo y una bolsa de papel marrón en la que _________ no sabía qué llevaba.
    -Has venido preparado, ¿eh?
    -Todo va a salir bien. No te preocupes.
    -Eso espero -murmuró ella.
    Si Joe podía portarse como si no pasara nada, ella también, pensó inclinándose para ponerse las botas. Joe estaba a su lado antes de que pudiera ponerse el abrigo.
    -Sal del coche. Yo te ayudaré.
    La puerta del jeep estaba aplastada contra un árbol y tuvo que deslizarse hacia el asiento del conductor. Joe metió el brazo y la sacó como si no pesara nada. Su fuerza la dejó sorprendida.
    Una vez fuera, la apretó contra su pecho. Podía sentir el calor de su cuerpo a través del jersey y eso la turbaba, pero él no parecía darse cuenta. Después, le puso el abrigo, incluso le abrochó los botones como si fuera una niña. Por último le puso el gorro, casi hasta las cejas.
    -¿Estás bien?
    Su actitud dominante la excitaba, pero dudaba que se refiriese a eso.
    -Sí.
    -Cuidado -dijo Joe, ayudándola a subir la pequeña pendiente hasta la carretera-. Quédate aquí mientras yo saco las cosas.
    Ella estaba indignada. O quería estarlo.
    -Puedo ayudarte. No soy una niña.
    Joe se detuvo, sonriendo tiernamente.
    -Claro que no. Eres una mujer muy adaptable y muy competente.
    -¿Qué quieres decir con eso? -preguntó ________, ligeramente molesta.
    -Que no tienes nada que probar -contestó él, bajando de nuevo la pendiente para cerrar el coche.
    Sorprendida por el extraño cumplido y la más extraña actitud, lo observó colocarse su bolsa de viaje al hombro y tomar la maleta con la otra mano. La nieve empezaba a cubrir el jeep.
    El pobre iba cargado hasta las cejas, pero se negaba a aceptar su oferta de ayuda.
    -¿No deberíamos dejar una nota o algo? A lo mejor, alguien pasa por aquí.
    Joe empezó a caminar y __________ lo siguió. El sol se había puesto tras las montañas y las sombras empezaban a caer sobre el panorama nevado. Tenía la nariz congelada y casi le dolía respirar.
    -Si dejamos una nota podría encontrarla cualquiera. Y estaremos solos en la cabaña, sin protección.
    La palabra "solos" parecía hacer eco en el solitario paisaje. __________ tragó saliva, intentando controlar su imaginación. Pero su imaginación parecía decidida a pintar un Joe sin camisa.
    Él la miró, sus ojos eran oscuros y misteriosos.
    -¿Te encuentras bien?
    Concentrándose en el hecho de que Joe era un buen amigo, nada más, _________ asintió con la cabeza.
    -Perfectamente.
    Y siguieron adelante.
    No le gustaba admitirlo, pero las botas de él eran mejores para la nieve, aunque las suyas fueran más bonitas. El caso es que se resbalaba.
    -Ten cuidado. Mira por dónde pisas.
    -¿Te esperaban en casa para cenar?
    Joe se encogió de hombros, y con aquel gesto la nieve que se acumulaba sobre su chaqueta salió despedida.
    -No sabía a qué hora iba a salir de trabajar. Les dije a mis padres que quizá llegaría esta noche, pero que no me esperasen. ¿Y tú?
    __________ negó con la cabeza. Le dolía, como le dolía el hombro. El frío hacía que le dolieran todos los músculos del cuerpo.
    -La despedida de soltera es mañana. Nadie me echará de menos.
    -Mejor.
    Quince minutos después, llegaron a la cabaña. Joe dejó las cosas en el suelo y le dijo que esperase mientras iba a la parte de atrás. ________ se apoyó en la puerta y lanzó un grito cuando él la abrió desde dentro.
    -¿Cómo has entrado?
    -Las ventanas no están cerradas. Solo he tenido que empujar.
    -¿Esto no es un allanamiento de morada?
    -¿Tienes una idea mejor?
    -No, qué va -murmuró __________, mirando alrededor. La cabaña estaba tan fría por dentro como por fuera y no parecía habitable-. ¡Es horrible!
    -Es mejor de lo que yo había esperado -replicó Joe. Ella lo miró, horrorizada-. Hay una estufa de leña y una cama. Esta noche podemos dormir aquí.
    ¿Una cama?
    Joe le dio un golpecito en la nariz.
    -Siéntate. Voy a encender la estufa.
    Le costó trabajo, pero consiguió mantener la boca cerrada.
    -Eres un hombre de recursos. Me asombras -dijo por fin.
    -De pequeño era boy scout, ¿recuerdas? Nos enseñaban a hacer estas cosas. ¡Hay que estar siempre preparado! -entonó él. Y ________ supo que lo estaba pasando divinamente.
    Recordaba haberle tomado el pelo de pequeño porque iba a los scouts, pero en ese momento lo agradecía infinito.
    -¿Qué puedo hacer yo?
    -Sentarte -contestó Joe, empujándola suavemente hacia una silla de madera.
    Después, vació el contenido de la manta sobre una mesa de formica y la envolvió en ella. Incluso le frotó los brazos para que entrase en calor.
    -¿Tú no tienes frío? -preguntó _________, sintiendo aquel cosquilleo otra vez.
    -Yo soy un hombre -contestó él, como si eso fuera una explicación.
    Pero en ese momento, no podría haber estado más de acuerdo. Desde luego que era un hombre, un hombre con músculos de acero y un montón de ternura.
    Y estaban solos en una cabaña.
    Con una cama.



    gracias po comentar nikoljbo3 Wink

    Mensaje el Jue Nov 05, 2009 12:43 am por nikoljb03

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    grax Very Happy

    Mensaje el Jue Nov 05, 2009 2:31 pm por ili_13

    Simplemente increible !! me encata tu novela no imaginaba k fuera tan buena.
    Siguelaa !!

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 3:53 pm por NicolePretty26

    me encanto muchisimo.

    Primero no me interesaba la nove pero ahora si me interesa y mucho.

    hehehehhe

    Smile

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 6:16 pm por alejonatica

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 6:20 pm por alejonatica

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 6:23 pm por alejonatica

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 6:39 pm por [[**GaBrIeLlA RaDkE**]]

    sigela x fa oigan alguien me puede desir como puedo subir un web novela en este foro esque no se como pliz iia tenga barios capitulos es de joe y tu Sad

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 6:52 pm por Invitado

    SIGUEEE !!! Very Happy

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 6:59 pm por [[**GaBrIeLlA RaDkE**]]

    x que nadie me dice como le puedo aser Sad

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:30 pm por Invitado

    Le das a neww topic k estaa abajo a la izquierda i haii pones il titulo y tu novee!

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:39 pm por Sadery

    Yo lei esta nove en el otro foro!!! me encanto es tan linda!!! aww Smile

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:41 pm por Sadery

    ojhhh pero mira a quien tenemos por aki... Emma lol! le pille!! hahahaha

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:42 pm por Invitado

    conioo -.- tu me ta persiguiendo hahah Muchacha po mandame el link pk eta mujel como k ta lenta y ya yo kieroo leer ma hahah! dalee! son do nama k toi lleyendo Razz

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:43 pm por Sadery

    fue en el foro q borraron Razz si quieres te explico el final hahahahaha o si no espera a que siga xD

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:45 pm por Invitado

    conchale no yo kieroo leelaa ..vienee tu y me da una eplicaciOn to mal eplika .. mejor me aguantoo ! amgiuita Muevasee! tu no saveee k yo tengo dos horaa eperandotee xD

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:47 pm por Sadery

    hahahahaha pues ahi te dejo entonces!! suerte! Smile

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:52 pm por alejonatica

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!

    Mensaje el Sáb Nov 07, 2009 10:57 pm por alejonatica

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!

    Mensaje el Dom Nov 08, 2009 11:07 pm por anitalokita4

    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!
    sigue!!sigue!!sigue!!

    Mensaje el Lun Nov 09, 2009 6:27 pm por Invitado

    SIGUEE! CARAJO JHAHAHA!

    Mensaje el Lun Nov 09, 2009 9:14 pm por andyg

    sorry por no subir antes, porfavor no me maten

    CAPÍTULO 4

    Joe no podía soportar verla temblando de frío. Sabiendo que lo primero que necesitaba era un poco de calor, hizo varios viajes al porche para buscar leña. La pequeña estufa los calentaría estupendamente, pero no sabía si la palidez era por el frío o por el dolor en el hombro.
    Una vez encendida, acercó la silla y la arropó con la manta. A pesar del frío, empezó a sudar al sentir las curvas femeninas bajo sus manos. A ella no la afectaba, incluso parecía agradecer el contacto. Pero Joe dio un paso atrás.
    -Enseguida entrarás en calor -dijo, con voz ronca.
    Los enormes ojos azules se clavaron en él.
    -Siéntate aquí, a mi lado. Tú también tienes que entrar en calor.
    Él negó con la cabeza, apartando la mirada.
    -Quiero sacudir las sábanas y colocarlo todo antes de que se haga de noche.
    -¿Qué traes en esa bolsa de papel?
    -Algo de comer.
    -¿Tienes chocolate? -preguntó ella. Joe sonrió.
    -Llevo fruta y algunas barritas energéticas.
    __________ arrugó la nariz.
    -Qué asco. Cosas sanas.
    Joe supuso, por el gesto, que aquella era una evidencia más de lo aburrida que le parecía su vida, de modo que no replicó. Una vez colocados los suministros sobre la mesa, encontró una sartén y salió al porche para limpiarla. Después de llenarla de nieve, la colocó sobre la estufa.
    -Agua -explicó, antes de que ella preguntase-. Tienes que tomarte una aspirina.
    -Gracias. La verdad es que me duele el hombro.
    Cuando Joe había visto el hematoma en la preciosa y blanca piel se puso furioso. Verla herida y helada de frío le encogía el corazón, pero no podía hacer nada en aquellas circunstancias.
    Después de sacar las sábanas al porche para ventilarlas hizo la cama con la precisión de un recluta y la arrastró cerca de la estufa.
    ___________ tragó saliva, sus ojos clavados en el colchón.
    -Supongo que vamos a pasar la noche aquí, ¿no?
    -Eso parece.
    -Ah.
    La cabaña empezaba a estar calentita... y él también, de modo que se quitó la chaqueta. Estaba húmeda por la nieve y se dio cuenta que la ropa de __________ también debía estarlo.
    -Estás mojada -prácticamente la acusó.
    Ella abrió mucho los ojos, con expresión culpable.
    -¿Qué?
    Joe se puso en cuclillas para explicárselo.
    -Las botas, los pantalones, probablemente hasta los calcetines. Tienes que quitártelos para que se sequen.
    -De eso nada -murmuró ella, envolviéndose aún más en la manta-. ¡Y deja de tratarme como a una niña!
    Eso lo pilló desprevenido.
    -Créeme -dijo, observando sorprendido el brillo de beligerancia en los ojos femeninos-. Sé perfectamente que eres una mujer.
    _________ se puso colorada, pero aceptó que su amigo le quitase la ropa húmeda. Primero le quitó la manta y después, el abrigo. Estaba temblando mientras le quitaba botas y calcetines.
    Por fin, llegaron al pantalón. Aquello no iba a ser fácil para ella, pero desde luego iba a ser mucho más duro para Joe, que se aclaró la garganta, incómodo.
    -Tienes que quitártelo, cariño.
    Ella levantó la barbilla.
    -¿Y tú qué?
    Joe se encogió de hombros, intentando aparentar tranquilidad.
    -Yo también voy a desnudarme.
    _________ movió los pies desnudos, nerviosa.
    -¿Y?
    -Y voy a meterme bajo la manta contigo. Así... nos daremos calor.
    Para su sorpresa ella asintió.
    -Muy bien.
    Cuando se inclinó para quitarse los pantalones, hizo un gesto de dolor.
    -¡Ay! Mi hombro.
    El corazón de Joe se encogió. Se sentía como un canalla porque la situación lo excitaba, mientras la pobre lo estaba pasando fatal. Ojalá le doliese a él, pensó.
    -Espera, voy a sacar las aspirinas -murmuró, buscando en el botiquín.
    La ayudó a tomarse la pastilla y después, tragando saliva, le pasó un brazo por la cintura.
    -¿Qué haces?
    -Agárrate a mí. Yo te quitaré los pantalones.
    Mientras desabrochaba el botón, Joe tenía que hacer un esfuerzo para olvidar que estaba con ________, la mujer a la que deseaba más que a nada en el mundo. La mujer a la que había deseado siempre.
    La mujer que solo lo veía como a un amigo.
    Cuando le bajó el pantalón, rozó el redondo trasero y la suave piel de sus piernas. Hubiera deseado quitarle las braguitas también, pensaba, temblando. Y besarla por todas partes...
    _________ apretó sus hombros.
    -¿Joe?
    Él se dio la vuelta.
    -Métete en la cama.
    No quería volver a mirarla hasta que estuviera tapada hasta las orejas. Unos segundos más tarde, escuchó el sonido de los muelles mientras él colgaba la ropa por la habitación. Pero después de cerrar puertas y ventanas, decidió que había esperado suficiente.
    Y cuando se volvió, su corazón se detuvo durante unos segundos. _________, allí, tumbada, con el pelo cayendo sobre el colchón, los ojos suaves y los labios húmedos. Esperándolo. Tuvo que carraspear para que le saliera la voz.
    -Hay que poner hielo en ese hombro -dijo con voz ronca.
    -¡Pero si estoy entrando en calor!
    -Así te dolerá menos -insistió él-. Además, de ese modo bajará la hinchazón.
    -Prefiero que me duela antes de morirme de frío.
    Joe ignoró sus protestas y se sentó al borde de la cama, a su lado. De nuevo, empezó a desabrochar los botones del jersey. _________ temblaba.
    -El hielo es bueno para los hematomas.
    Cuando apartó el jersey intentó no mirar el diminuto sujetador, pero notó que sus pezones se marcaban bajo el encaje y hubiera querido tocarlos...
    Tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para concentrarse en el hematoma del hombro. Con cuidado, apartó el jersey, bajó la tira del sujetador y buscó un puñado de nieve.
    _________ cerró los ojos y él no pudo evitar darle un beso en la frente mientras apretaba la nieve contra su hombro.
    -No pasa nada -murmuró cuando la sintió temblar-. Solo será un momento, cariño. Luego te encontrarás mejor.
    -No puedo... soportarlo.
    Le castañeteaban los dientes y eso le produjo una ternura inmensa.
    Debía dolerle mucho, pensó. Y aunque era necesario bajar la hinchazón, no quería que tuviese frío.
    -Yo te daré calor -le prometió, quitándose el jersey y la camisa.
    __________ lo miraba, atónita. Y cuando se levantó para quitarse los vaqueros... Aquello era demasiado. ¡Joe desnudándose delante de ella! Nerviosa... y algo más, tuvo que contener un suspiro.
    El dolor, pensó él, disgustado consigo mismo por su calenturienta imaginación. Colocó los vaqueros sobre una silla para que se secaran y cuando se volvió hacia _________, vio que los ojos azules estaban clavados en su abdomen y más abajo...
    -Oh.
    Aquello era peor que la Inquisición. Nervioso, se metió en la cama y se cubrió con la manta hasta las cejas.
    Ella volvió la cabeza para mirarlo, sorprendida.
    -Eres peludo.
    El comentario despertó una carcajada. Y Joe lo agradecía infinito porque de ese modo podía disimular una muy incómoda erección.
    -La mayoría de los hombres son peludos, tonta. Tú lo sabes -murmuró, rodeando la estrecha cintura con un brazo para darle calor.
    Y en ese momento, con las piernas desnudas de __________ rozándolo, estaba tan caliente como para derretir el Ártico.
    El pecho femenino subía y bajaba con cada respiración, suavemente.
    -Y eres muy sexy.
    Parecía incrédula. Y era lógico, ya que siempre lo había considerado solo un amigo. Es decir, una cosa sin sexo.
    Joe la miró, intentando olvidar su erección, pero con el deseo encendiendo su sangre.
    -_________...
    Ella lo miraba con los labios entreabiertos.
    -¿Joe?
    La forma de pronunciar su nombre era casi una invitación. Estaba a su lado, calentita y suave, con un aroma indescriptible; el aroma de una mujer mezclado con el olor de la leña.
    Joe no podía decir nada. Lo que salió de su garganta fue apenas un gemido ronco.
    -Dame un beso para que no me duela.
    Un besito, se dijo a sí mismo. Solo un besito para distraerla del dolor. Pero _________ abrió los labios cuando se inclinaba y la suavidad de su boca lo abrumó.
    Simplemente, se olvidó de todo. Olvidó que estaban aislados en una cabaña, que a _________ le dolía el hombro y que solo quería darle calor. Olvidó que probablemente esperaba un beso amistoso. Nada más.
    Cuando pasó la lengua por sus labios, ella emitió un sonido de sorpresa... y de aceptación. Los malditos calzoncillos eran demasiado estrechos, pensaba Joe, sudando. ________ parecía querer un beso de verdad y el corazón del hombre estaba a punto de estallar. La había deseado durante tanto tiempo... había imaginado aquello demasiadas veces como para poder apartarse.
    Acariciando su mejilla con una mano temblorosa, se movió para colocarse sobre ella sin hacerle daño. La deseaba, necesitaba sentir su cuerpo.
    Sus ojos se encontraron y en ellos había una confianza profunda, un respeto y afecto recíprocos. Una ternura nacida del cariño. Con un gemido ronco, le comió la boca, buscando su lengua, besándola como un hombre besa a una mujer cuando espera una noche de pasión desenfrenada.
    La besó como siempre había soñado besarla...
    Very Happy Very Happy Very Happy




    CAPÍTULO 5

    La nieve que Joe había colocado en su hombro se derritió por el calor que producían los dos cuerpos. _________ sintió el agua helada cayendo sobre sus pechos y se apartó con un gemido. Solo el agua helada, pensó, podía haber roto aquel beso asombroso.
    Joe masculló una maldición y prácticamente saltó de la cama.
    -Lo siento -dijo en voz baja, pasándose una mano por el pelo.
    ________ estuvo a punto de soltar una carcajada. Pero estaba demasiado excitada y demasiado atónita por lo que acababa de ocurrir entre ellos. Con los ojos clavados en el cuerpo masculino le dijo:
    -Me has dejado de piedra, Joe.
    Él la fulminó con la mirada.
    -¿Qué quieres decir?
    -Estás ahí, medio desnudo y más guapo que nunca...
    -No digas tonterías.
    _________ estaba perpleja por la nueva imagen de su amigo de la infancia. ¿Su amigo? Un pedazo de hombre.
    -No estoy diciendo tonterías.
    Joe volvió a mascullar una maldición mientras se acercaba a la cama.
    -Siempre estás de broma -murmuró, tomando su camisa para secarle el hombro-. ¿Te encuentras un poco mejor?
    Ella se dio cuenta de que la conversación lo hacía sentir incómodo y quería cambiar de tema.
    Pero no iba a permitírselo. Sonriendo, alargó un brazo para acariciar aquel torso desconocido. Era todo músculo, cubierto por una suave capa de vello oscuro. No había en él un gramo de grasa, solo músculos esculpidos como los de un atleta, muslos largos, anchos hombros, una sólida erección empujando la suave tela de los calzoncillos...
    _________, con la boca seca, volvió a sentir aquel cosquilleo en el vientre. Algo más que su hombro estaba húmedo.
    -Vuelve a la cama -le suplicó.
    -_________... -murmuró él, con voz ronca-. Deja de mirarme así.
    Ella parpadeó, sorprendida.
    -No me daba cuenta.
    -Ya lo sé -sonrió él, tapándola con la manta hasta la barbilla-. ¿Has entrado en calor?
    -Estoy ardiendo.
    -Me alegro.
    El roce de los labios masculinos había sido... un cataclismo. Tan maravilloso que quería más. Mucho más.
    Eran amigos, se conocían y confiaban el uno en el otro. Ella lo deseaba y, a juzgar por el estado de sus calzoncillos o, más bien lo que había debajo de los calzoncillos, Joe también la deseaba.
    ¡Joseph Jonas la deseaba!
    El accidente y la noche en la cabaña podrían ser lo mejor que le hubiera pasado nunca, mostrándole cosas en las que jamás se había fijado; cosas importantes.
    Cosas que podrían cambiar su vida.
    __________ levantó la manta, sin dejar de sonreír.
    -¿Joe?
    Joe se dio la vuelta, nervioso. Pero a ella le daba igual porque su trasero era tan excitante como su torso. Incapaz de contenerse, alargó la mano y le dio un cachete. ¡Todo músculo!
    Él se volvió, de un salto.
    -¡No hagas eso!
    -¿Por qué? -preguntó ella, sorprendida.
    -Porque no está bien.
    De repente, su Joe empezó a pasear por la cabaña mascullando maldiciones. Y los movimientos hacían cosas... interesantes en su entrepierna. __________ no podía apartar los ojos, pero tampoco quería que acabara pillando un resfriado. Entonces se percató de que los anchos hombros masculinos estaban cubiertos de sudor.
    Y, de repente, ella también empezó a sudar.
    -Te deseo, Joe.
    Él se detuvo, pero no se volvió inmediatamente.
    -No es verdad. Es la situación... por eso piensas esas tonterías -_______ iba a decir algo, pero Joe levantó una mano-. No, escucha. Somos amigos. Buenos amigos, nada más.
    -Tú me deseas -dijo ella entonces, mirando la evidencia.
    Joe apretó los dientes.
    -Has estado con suficientes hombres como para saber que una erección no significa nada. Estamos solos en una cabaña, medio desnudos.
    _________ hizo una mueca de incredulidad.
    -¿Estás diciendo que tendrías la misma reacción con cualquier otra mujer?
    Joe cruzó los brazos sobre el pecho.
    -Sé que nunca me habías visto como un hombre, pero lo soy tanto como cualquiera. Y me excitan las mismas cosas que a cualquier hombre. Una mujer medio desnuda en la cama es una de ellas.
    -Oh.
    _________ intentó darle sentido a lo que acababa de decir. ¿Era su forma de ser noble, de proteger su honor? ¿O realmente no estaba interesado?
    Joe volvió a la cama y se sentó a su lado. Los ojos castaños, que ella adoraba, estaban llenos de preocupación.
    -Te quiero mucho, como amiga. Y creo que tú también me quieres, ¿no es así?
    -Mucho -dijo _________. No tenía sentido negarlo. Joe lo era todo para ella: mejor amigo, hermano mayor, protector y confidente-. Pero...
    Él le puso un dedo sobre los labios.
    -¿De verdad quieres estropear nuestra amistad haciendo algo que los dos lamentaríamos más tarde?
    No la deseaba. Cerrando los ojos para disimular la pena, __________ intentó sonreír. Su vida había cambiado con aquel beso y él se disculpaba, como si hubiera sido un error.
    -De acuerdo, ya has dicho lo que tenías que decir -murmuró, con voz temblorosa-. He perdido la cabeza y ya está. Puedes volver a la cama. Prometo no meterte mano.
    Joe tardó unos segundos en decidirse, pero después se metió en la cama.
    -Deberíamos dormir -sugirió-. Si no nos encuentran, mañana vamos a tener que caminar un buen rato.
    Con un hombre tan grande pegado a ella, era imposible no ponerse nerviosa. Aunque el descubrimiento de la sexualidad de Joe la había excitado, saber que ella no le gustaba como mujer hacía se sintiera incómoda.
    -Bien.
    Joe emitió una especie de gruñido.
    -Ven aquí -dijo, apretándola contra su pecho. Pero _________ no podía relajarse. Seguía estando excitada y mientras él estuviera tan cerca, eso no iba a cambiar.
    -No puedo -murmuró, apartándose.
    De repente, sintió una punzada en el hombro. Le hubiera gustado ponerse a llorar... Lo deseaba tanto. Lo deseaba como nunca había deseado a un hombre.
    ¿Cómo era posible que Joe no sintiera nada?
    -_________ -susurró él, intentando colocarla de nuevo sobre su pecho. Ella intentó apartarse, pero al apoyar las manos en el sólido torso, emitió un gemido de anhelo-. Intenta entender, cariño. Da igual que los dos deseemos...
    -¡Tú no me deseas! Lo has dicho antes.
    Joe dudó un momento.
    -No era verdad.
    El corazón de ________ dio un vuelco. Y su estómago también. "No era verdad". En lugar de apartarse, se acercó más, llena de esperanza y de deseo. Acariciando el peludo torso con la nariz, respiró su aroma: una mezcla a hombre, colonia y... Joe, el chico al que había querido siempre, pero al que nunca antes había visto como amante.
    Qué tonta.
    Emocionada, abrió la boca para saborear su piel y lo mordió suavemente. Quería comérselo.
    Joe emitió un gemido.
    -__________, estate quieta.
    Pero no podía. El deseo era demasiado fuerte, como una droga. Estaban tan cerca, tan calentitos... Levantó un brazo para pasárselo alrededor de los hombros y aplastó sus pechos contra el torso masculino, el contacto aumentando el cosquilleo.
    -Joe, por favor. Por favor...
    Él parecía haberse quedado sin respiración. Pero entonces, con cuidado, la colocó de espaldas. Y tomó su boca, consumiéndola, robándole el aliento. __________ no podía dejar de moverse contra él, buscando, deseando... Una enorme mano masculina cubrió sus pechos y ella ahogó un gemido. El hecho de que el hombre que la tocaba, que la deseaba, fuera Joe lo hacía increíblemente erótico, increíblemente sensual. Él acariciaba sus pezones sabiamente, sin dejar de comerle la boca. Cuando deslizó la mano hacia abajo para meterla entre sus piernas, estaba loca de deseo.
    -No va a pasar nada -dijo él en voz baja. _________ no entendió, pero daba igual. Los largos dedos se movían sobre sus braguitas de seda, acariciándola, preparándola-. Mi niña... Ya casi estás.
    Ella levantó las caderas, sujetándose a los brazos del hombre. El dolor en el hombro, olvidado, relegado por un placer tan grande que la hacía perder la cabeza.
    -Joe...
    Le encantaba decir su nombre, sentir que estaba con él.
    -Abre las piernas, __________ -le ordenó Joe.
    Mientras hablaba, le daba besos en la cara, en la garganta, en los pechos. Ciega, reaccionando solo por deseo, abrió las piernas. Quería que la tocase, no sentía ninguna timidez, con Joe no. Él emitió un sonido de aprobación, un gruñido que la excitó aún más.
    Joe levantó un poco la mano para meterla dentro de las braguitas. La abrió suavemente y metió dos dedos dentro de su húmeda cueva. Al mismo tiempo, mordisqueaba uno de sus pezones a través de la tela del sujetador.
    El asalto era devastador y _________ dejó escapar un gemido de placer, levantando las caderas para recibirlo.
    -Tranquila. No te hagas daño en el hombro -susurró él. Intentaba moverse, pero Joe la mantenía cautiva-. ¿Así te gusta?
    Joe deslizaba el pulgar por su diminuto capullo. Sentía sus labios cerrándose sobre el pezón, la fricción de los dedos entrando y saliendo de ella. Y el pulgar, apretando, acariciando, exigiendo...
    Ningún otro hombre le había dado tanto placer. Ningún otro hombre era Joe.
    Ella lo miró, atónita. Y entonces cerró los ojos y tembló violentamente al sentir las voluptuosas contracciones del orgasmo.

    Mensaje el Lun Nov 09, 2009 9:50 pm por karenvidel

    siguela k esperas mujer otro otro!!!

    Mensaje el Lun Nov 09, 2009 10:22 pm por alejonatica

    ayy mujer siguee!!!

    kiero mas capis!!!

    sigue!!
    sigue!!
    sigue!!
    sigue!!
    sigue!!
    sigue!!

    Mensaje Hoy a las 11:52 pm por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun Dic 05, 2016 11:52 pm