Taylor Swift Dominican Republic/Stream Team

Foro Taylor Swift Republica Dominicana Taylor Swift Dominican Republic forum

Bienvenida(o) a Taylor Dominican Fans Vota por Taylor en los Kids Choice Award 2010 http://www.nick.com/kids-choice-awards/vote/

    Encuentros Sexuales (Nick Jonas y Tu)

    Comparte

    NicolePretty26
    Maquillista Profesional
    Maquillista Profesional

    Cantidad de envíos : 413
    Fecha de nacimiento : 26/06/1998
    Fecha de inscripción : 06/11/2009
    Edad : 18
    Localización : San Cristobal
    Empleo /Ocio : Estudiante
    25112009

    Encuentros Sexuales (Nick Jonas y Tu)

    Mensaje por NicolePretty26

    Bueno Chicas esta novela no es mia es de una chica llamada Alejandra del foro de Venuzuela.

    Y Ella Me La Presto Para Ponerla Aqui.

    Espero Que Les Guste.

    xoxoxoox.

    Very Happy
    Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:01 pm por NicolePretty26

    Capítulo XVII
    “Amor”
    No pronunciamos palabra alguna en todo el camino, Nick tenía tomada mi mano y en varias ocasiones la pegaba de sus labios, no podía dejar de verlo, observar cada movimiento perfecto, si ese era el calificativo “perfecto”, Nick estaciono el coche frente al hotel, el viaje había sido más corto de lo que esperaba, me acerque a él para darle un beso en la mejilla en señal de despedida pero desvió un poco su rostro para que nuestros labios se encontraran parcialmente en un medio beso –Nos vemos mañana princesa– me susurro al oído –nos vemos mañana precioso– alejo rápidamente su rostro del mío con una sonrisa aflorando en su bello rostro –entonces tú serás mi preciosa– me dijo luego, le devolví la sonrisa y justo antes de bajar del coche beso nuevamente mi mano, me quede en la calle un momento contemplando su coche ¿Qué acababa de suceder? ¿En qué me estaba metiendo? ¿Sería el principio de una relación? De tres cosas estaba completamente segura, Nadie podía enterarse de esto, Kevin quedaría destrozado si se enterara de lo sucedido y por ultimo estaba completamente enamorada de Nick, mi cuerpo y mente reaccionaban de manera diferente cuando se encontraba un kilometro a la redonda de mi posición, sus besos me hacían ir al cielo y volver, su aroma era el más dulce que había sentido, sus caricias me llenaban de un placer increíble y cada segundo que pasaba a su lado lo hacía ver como un siglo, su voz me hacía sentir un vacio en el estomago, nunca había sentido algo así debía contárselo a alguien, si estoy rompiendo una de mis reglas pero es mi hermana así que no importa:
    – ¡Patricia! Hermanita ¿Cómo estás?–
    –Estudiando para matemáticas, estabas perdida creí que te habías casado ya– dijo entre risas
    –Cállate, eso ni en broma, tengo mucho que contarte– ya el frio me había obligado a entrar a la recepción
    – ¡Cuéntamelo todo, estas demasiado sospechosa!–
    –Estoy enamorada–
    –Hay no que fastidio, eso ya lo sabía, voy a seguir estudiando–
    –No estoy enamorada de Kevin– un largo silencio apareció en la conversación
    –Hermana cuéntame– su tono de voz fue más transparente que nunca, o tal vez era porque yo conocía la materia pero sin duda alguna estaba preocupada
    –Tranquila no pienso ir más allá, solo me enamore, es imposible que este con él– cuando dije esto me di cuenta de algo, era un amor imposible, Nick jamás le haría daño a Kevin y yo tampoco podría hacérselo
    – ¿Por qué es imposible?–
    –No pienses mal de mí, pero me enamore del hermano de Kevin, Nick– de nuevo apareció ese silencio
    – ¿Nick lo sabe?–
    –Sí, de hecho creo que siente lo mismo, no lo sé–
    –Entonces ya ha pasado algo–
    – ¡No! Solo han sido dos besos–
    –Si con dos besos te enamoraste estas mal, te compadezco–
    –Te llame porque deseaba contártelo, necesitaba cántaselo a alguien, ni siquiera sé que hacer–
    – ¿Qué te dijeron Alicia y Andrea? Sus consejos siempre son buenos–
    –Me matan si se los cuento–
    –Bueno tranquila y deja que pase el tiempo, ya veremos cómo resolverlo–
    –Hermana no se qué hacer– para este momento las lagrimas saliendo de mi interior, lo amaba enormemente y estaba completamente consciente de que no podría estar con él
    –hermana no llores tranquila, te iré a visitar la semana que viene–
    –Gracias, lo amo Patricia, si estoy loca lo sé pero lo amo–
    –Hermana recuerda que Kevin se dará cuenta de que estabas llorando y te preguntara el porqué–
    –Mañana le digo que me mudare–
    – ¿lo vas a dejar?–
    –No, yo le había dicho que viviría sola durante seis meses y que luego veríamos que hacer–
    –Creo que podría tomarlo mal–
    –Ya lo acepto, él cree que no me he dado cuenta que me está enredando para quedarme a vivir con él, pero no, simplemente no quiero y no se trata de Nick es una decisión más vieja que eso–
    – ¿Vivirás con mamá?–
    –Creo que unos cuantos días, luego hablare con papá para que me consiga un departamento–
    –Deberás decirle tu verdad económica a Kevin o como explicaras un nuevo departamento y la mansión de mamá–
    –Sí, creo que ya llego el momento, o no lo sé, ahorita no quiero pensar en eso hoy tuve mucho trabajo–
    – ¿Qué tal te fue en la nueva oficina?–
    –Todos me odian, porque soy la nueva jefa y también le agregas el hecho de que soy la novia del jefe–
    –Y la enamorada del otro– dijo entre risas
    –Cállate, hermana te quiero mucho, hablamos después cuídate, mándale saludos a mi cuñado lindo dile que se ve hermoso en la tele–
    –Yo también te quiero, tranquila yo le digo, por cierto quede en llamarlo, cuídate–
    Esta llamada me había servido de mucho, “amor” que palabra tan hermosa, ahora entiendo a todos los escritores que hablaron sobre, no eran trastornos solo era amor, Van Gogh no estaba tan loco después de todo, solo fue picado por este sentimiento tan lindo, este sentimiento denominado amor por los grandes filósofos, Jorge Isaac fue un genio al describirlo en “María”, ahora sé que estoy completamente enamorada, al entrar a la habitación Kevin estaba dormido así que decidí hacer el menor ruido posible, lo que menos quería era hablar con él.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:01 pm por NicolePretty26

    Capítulo XVIII
    “Sorpresas”
    Tarde un poco en la ducha evitando tener esta conversación con Kevin, pero hoy era el día, no podía permitir que pensara que había cambiado de parecer, después de estar lista para la oficina salí del cuarto de baño
    ( http://ggirlarg.net/galeria/displayimage.php?album=417&pos=21 )
    –Estás hermosa cielo–
    –Gracias–
    – ¿Nos vamos?–
    –Sí, pero necesito que me ayudes con mis maletas– Kevin se quedo sorprendido, sus ojos casi se salieron de su órbita –no entiendo– dijo luego con tono entrecortado, ahora me hacía sentir culpable, si así sentía porque me mudaba como reaccionaria si decido dejarlo y más si lo hago por su hermano –cielo teníamos un trato, viviríamos separados durante unos meses– se acerco a mí y envolvió mi cintura con sus brazos –es que me había acostumbrado a vivir así junto a ti, dormir abrazaditos–
    –Kevin no es que no vallamos a dormir más nunca juntos–

    –Cierto, por eso es que te amo– me dio un pequeño beso para luego llamar al botones para que recogiera mis maletas, cuando estaba con Kevin todo era diferente, sin duda alguna lo amaba pero de forma diferente, no era ese amor incondicional ese que te hace querer estar todo tu vida con esa persona, mientras bajábamos en el ascensor pensaba en cada situación vivida estos últimos días, pero ahora debía enfrentar los hechos del presente, hoy Kevin se enteraría de la parte de mi vida que había estado ocultándole, solo deseaba que no reaccionara de la manera equivocada –cielo necesito que me disculpes–
    – ¿Qué sucede?–
    –No voy a poder acompañarte a la casa de tu madre, debo asistir a una reunión con mi socio principal (querrás decir mi papá) vino a la ciudad a visitar a una de sus hijas y decidió platicar conmigo–
    –Se te está haciendo costumbre dejarme plantada Kevin–
    –Lo siento, prometo recompensarte–
    –Está bien– le dije mientras ponía los ojos en blanco, de verdad me irritaba, si estoy loca lo sé, pero igual Kevin es mi novio y debe ponerme a mi primero que a lo demás, ok estaba siendo un poco egoísta pero entiéndanme estaba irritada –voy a llamar un taxi–
    –No jamás te haría eso, hable con mi hermano y ya viene a buscarte–
    –Ok gracias que te vaya bien– me dio un beso y luego abordo el coche para encontrase con mi padre, y entendía porque estaba tan apurado mi padre es la persona más impaciente de este planeta, la única persona a quien le permitía llegar tarde era a mí, espere a Nick un rato pero no llegaba, ya había comenzado un poco irritada mi mañana y no tenía ganas de esperarlo así que le pedí al recepcionista del hotel que me llamara un taxi, de esta forma no tendría que explicar nada aun sobre la posición económica de mis padres, el taxi llego en menos de cinco minutos cuando puse la mano en la manilla de la puerta alguien me detuvo –¿A dónde vas?– me pregunto Nick un poco acelerado –creí que no vendrías– soltó un bufido mientras tomaba mis maletas, la irritación se me fue al verlo –me hiciste correr–
    –Lo siento, ya habías tardado demasiado– guardo silencio durante el camino al coche, me abrió la puerta como todo un caballero, al abordarse tomo mi rostro con sus dos manos haciendo que nuestras miradas se interceptaran –Nunca, escúchame bien, nunca te voy a dejar mal ¿me entiendes?– me dijo muy seriamente –te entiendo–
    – ¿Te parezco gracioso?– me pregunto al ver que sonreía, no le respondí nada, le indique la dirección y puso el coche en marcha, a medida que nos acercábamos mas daba paseos con la mirada hacia las grandes casas y los lujosos edificios –es aquí– le dije señalándole la hermosa mansión – ¿segura?– me pregunto –si– estaciono el coche y se dirigió a tomar las maletas –es una casa muy linda ¿de quién es?– me pregunto a medida que entrabamos al jardín –es de mi madre– Nick guardo silencio un momento, pude ver como se entrecerraba de nuevo su mirada –lo sabia–
    – ¿A qué te refieres?– le pregunte al escucharlo
    –Sabía que eras millonaria, debo reconocer que me sorprendí un poco pero aun así lo sabía–
    –Nick, la millonaria es mi madre no yo–
    –Es igual–
    –No lo es, porque yo no lo manejo, ella es quien lo hace–
    –No importa, después hablaremos de esto, estoy muy contento–
    – ¿Por qué?–
    –Porque puedo imaginarme que me presentas a tus padres– una sonrisa amarga apareció por su rostro, algo dentro de mí se retorció al verlo ya que yo deseaba tanto como él poder presentárselos, nos abrió la puerta el mayordomo quien se encargo inmediatamente de las maletas –su madre ya baja– me dijo luego –te espero en el coche– me susurro Nick al oído pero lo detuve entrelazando mis dedos con los suyos –Quiero que conozcas a mi madre– le respondí aun sin que nuestros rostros se separaran, una sonrisa diferente apareció esta si era de felicidad –me encantaría conocerla– me respondió, Nick se llevo de lo mejor con mi madre, sabia como cortejar a las mujeres de una manera precisa, aunque no lo hacía con la misma intención que conmigo sabia como ganársela, solo compartimos una taza de té debido a que teníamos trabajo que hacer en la oficina –vuelve pronto– le dijo mi madre al despedirse de nosotros – ¡wow! Tu madre tiene más dinero del que imaginaba– me dijo entre risas, no pude evitar poner los ojos en blanco, a medida que nos adentrábamos en el trafico no hacíamos más que hablar de cualquier cosa, cualquier detalle que nos ayudara a conocernos más, cuando el coche se detuvo Nick giro su cuerpo en dirección al mío
    –discúlpame pero necesito hacerlo– me dijo dulcemente mientras acariciaba mi rostro con su dedo, se acerco a mí y me proporciono un dulce beso en los labios, fue más dulce que intenso, fue totalmente delicioso –no deberias disculparte, mis labios son tuyos– le dije al separarnos, volvió a aflorar una sonrisa amarga en su rostro –no lo son, son de Kevin– no dijimos mas nada durante el tiempo que estuvimos en el ascensor de la torre, las últimas palabras de Nick hacían eco en mi cabeza, tenía toda la razón mis labios eran de mi novio, de Kevin a él era a quien podían corresponderle en público, solo a él , al abrir la puerta una mujer se abalanzo sobre nosotros dándole un gran beso en los labios a Nick, quede totalmente sorprendida.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:02 pm por NicolePretty26

    Capítulo XIX
    “Celos”
    La hermosa mujer tenía envueltos sus brazos en el cuello de Nick mientras lo besaba con tanta intensidad que parecía querer tragárselo, un sentimiento de ira inundo mi cuerpo, pase rápidamente al lado de ellos con la cabeza erguida como si la situación no me importara aunque por dentro me carcomía, Kevin estaba parado con una gran sonrisa en los labios –hola cielo– me dijo al tenerme a su lado –hola– le respondí y seguí derecho sin detenerme, quería llegar a mi oficina y encerrarme pero Kevin me detuvo halándome por el brazo –princesa por favor, perdóname, no vuelvo a dejarte plantada, no soporto estar peleado contigo– me dijo aun sin soltarme, sus ojos verdes se abrieron más de lo normal y casi podría jurar que estaba a punto de llorar ¡magnifico! Pensé al ver la escena que iba a tener que soportar así que decidí evitarlo, lo cómico de la situación era que mi humor no tenía nada que ver con él, de hecho ya estaba olvidado –cielo tranquilo, si estoy un poco molesta pero ya se me pasara– se acerco a mí y me dio un beso –te voy a recompensar preciosa– le respondí con una sonrisa para salir rápido de la situación pero ya era muy tarde, lo que había estado queriendo evitar sucedió, Nick estaba a mi lado junto a esa mujer a la que sin conocer despreciaba tanto
    –Miley te presento a tn_____ mi novia– la hermosa mujer tomaba del brazo a Nick mientras él no me quitaba la mirada de encima, sus gestos eran plenamente transparentes, una mujer súper amigable y atenta aunque por sus rasgos denotaba destreza y seguridad, seguramente una mujer de armas tomar cuando se le es provocada –un placer– le dije luego de extender mi mano para saludarla, no me atreví a subir mi mirada en dirección a Nick, me era imposible –mi vida tienen el mismo tiempo de novios que nosotros– dijo Kevin tuve que respirar profundo para no reventar de la histeria que sentía –me alegra, hacen una bonita pareja ¿estudiaste en Oxford también?–
    –Sí, estudie administración y tu ¿Dónde estudiaste?–
    –En Harvard, psicología–
    –Que bien, mi osito y yo teníamos una amiga que la estudiaba, era muy loca– hasta sobrenombre se tenían, no pude soltar todo el aire de mis pulmones en sinónimo de repulsión –si la carrera suele tener ese efecto, puedes preguntárselo a Kevin que me soporta– todos rieron ante mi comentario –bueno tengo mucho trabajo, podemos continuar hablando en el almuerzo– dijo Nick
    –Tranquilo cuñado puedes tomarte el día, entre las secretarias y yo podemos, debes atender a Miley– Nick cambiaba de posición constantemente para poder entrelazar nuestras miradas pero en ningún momento se lo permití
    –Es una excelente idea, tomate el día bro–
    –No hace falta–
    –Insisto, hoy yo puedo sola con el trabajo–
    –Acepta osito, por favor– le pidió Miley, cada vez que escuchaba el sobrenombre me hervía la sangre, estaba completamente celosa, no soportaba la idea de verlos tan juntos, de no poder ser yo quien lo tomara del brazo y lo besara frente a todos –Eso sí, hay una condición, deben cenar con nosotros– agrego Nick luego demostrando nuevamente su habilidad –lo siento pero no podremos, mi novio me prometió una noche especial y no podemos posponerla ¿cierto cielo?– dije luego, si Nick era rápido yo lo era más, para eso había estudiado, para poder enfrentar con agilidad ciertas situaciones –es cierto hermano pero podemos dejarlo para mañana en el almuerzo–
    –Seguro, no hay ningún problema mi osito y yo hemos tenido muchas noches de ese estilo– ahora si estaba completamente molesta, pero de lago me servía esta situación, ahora podía entender todo, entre Nick y yo no sucedía nada más que un amor idílico, algo que no podría ser real en la forma en que nosotros lo queríamos, solo podíamos adorarnos el uno al otro de una manera benévola, no más de ahí, luego de despedirnos fui en dirección a la oficina y entendía otra cosa, no podría compartir mas la oficina con él así que decidí pedirle otra a Kevin quien como de costumbre no me la negó, la nueva oficina era del mismo tamaño que las anterior lo que cambiaba era la vista pero poco me importaba solo quería evitar toda la situación y volver a poner los pies sobre la tierra, comenzar a cultivar nuevamente la relación que había abandonado estos dos días, aun en la nueva oficina los celos me invadían ¿Qué estarán haciendo? ¿En dónde estarán? Eran las preguntas que rondaban mi cabeza constantemente evitando que pudiera concentrarme en el trabajo, no podía tratarse de una mujer poco agraciada, no era una mujer igual o más hermosa que yo lo que aumentaba mi nivel de irritación, fácilmente yo podría ganarle en un concurso de belleza, incluso note que yo despistaba mas a los hombres que ella, sin embargo era muy hermosa, además seria poco lógico que un hombre tan sensual y hermoso como Nick estuviera vinculado a una mujer menos atractiva que Miley, el día paso de la manera más lenta posible hasta que llego la noche y con ella mi obligación a cumplir con el compromiso que había obtenido con Kevin, no pronunciamos palabra alguna hasta que llegamos al restaurante –te va a encantar cielo– me dijo antes del que ballet parking abriera la puerta del coche, aunque Kevin creía que no conocía el lugar estaba equivocado, era uno de los lugares preferidos tanto de mi padre como de mi madre sin duda alguna uno de los restaurantes más exquisitos de la gran manzana, las atenciones completamente cinco estrellas, cualquier otra chica que estuviera en mi lugar lo disfrutaría inclusive yo si no estuviera envenenada por dentro imaginándome a Nick junto a Miley en cualquier otro lugar, mi corazón se desnuda de impaciencia ante su voz, me gustaría pasar la noche en vela junto a su pecho, saciar esta locura que invade mi alma, mi corazón canta con un ancla imprescindible de pasión mientras danza para no inundarse de amargura, quisiera tener una noche para hundirnos hasta al fin, cara a cara beso a beso y así poder vivir hundida en él, pero no podía y aquí estaba viviendo mi realidad, estaba junto a Kevin cenando para compensar algo que no quería que fuera compensado, la noche paso lentamente, mas tediosa imposible, solo me dedique a seguirle la corriente a las conversaciones, le daba gracias a dios porque fuera día de semana y así no encontrarme a ningún viejo conocido, Kevin me llevo hasta mi casa quedando igual de sorprendido que Nick por primera vez veía esa mirada de resentimiento en su rostro –adiós amor– le dije al notar su humor –adiós, mañana necesitamos hablar– me dijo antes de salir, arranco el coche inmediatamente sin ni siquiera esperar a que entrara a la casa igual aquí no había problemas pero era de mala educación, no era normal en él tomar esas actitudes, había reaccionado tal cual lo esperaba de él, mañana lo solucionaría al verlo en la oficina.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:03 pm por NicolePretty26

    Capítulo XX
    “Discordias”

    ( http://ggirlarg.net/galeria/displayimage.php?album=421&pos=0 )
    Ya me encontraba en el coche junto a mi madre quien había insistido en llevarme a desayunar antes de ir a la oficina, llegamos al lugar preferido de mi madre, un lujoso café que contaba con una terraza panorámica que dejaba ver a los árboles del parque entrelazar sus ramas, el desayuno se había alargado más de lo que debía por mi culpa, algo dentro de mi no quería que llegara a la oficina a enfrentar a Kevin y a Nick, sin más pretextos me despedí de mi madre y tome un taxi, ella había insistido en que su chofer me llevara pero lo menos que quería era enrollar más las cosas, los ascensores y pasillos de la torre estaban vacios debido a que la hora de llegada a las oficinas había caducado, al abrir la puerta del ascensor en el piso que me correspondía mi secretaria me intercepto, era una chica joven un tanto nerviosa, sin duda alguna por su comportamiento este era su primer empleo –Señora no pude detenerlo– me dijo hecha un mar de nervios –¿Qué sucede?– le pregunte para intentar comprenderla –véalo usted misma– al entra a mi oficina había un escritorio mas y Nick estaba sentado en él –¿Qué haces aquí?–
    –Déjanos solos– le ordeno a la secretaria, quien dejándose intimidar por su cargo y su mirada salió rápidamente cerrando la puerta luego –he tenido que mover mi escritorio yo mismo porque no tuviste la decencia de hacerlo ayer– me dijo
    –Nick no parecen cosas tuyas, esta es mi oficina, o sea solo mía–
    –Te equivocas, es de los dos ahora–
    –No lo es, ni siquiera puedo caminar, no caben los dos escritorios–
    –Pues debiste pensarlo antes de pedirle a Kevin que nos mudara– intente respirar más lento para tranquilizarme –de verdad piensas quedarte ¿cierto?–
    –Esos son mis planes, no me gusta mucho la vista pero podremos cumplir nuestro trabajo igual– parecía estarle divirtiendo toda la situación –pues entonces me mudo nuevamente, voy a tomar la otra oficina– al oírme entrecerró los ojos, esa mirada ya la conocía, estaba maquinando un plan –Me vas a hacer sudar nuevamente, porque tú eres mujer y te ayudan pero yo no–
    –Es que no hace falta que mudes el tuyo– Nick se irguió rápidamente mientras apoyaba fuertemente sus manos de la mesa – ¡¿Qué es lo que te pasa tn_____?!– su mirada estaba llena de cólera
    –No me pasa nada, es solo que no pienso soportar visitas conyugales mientras estoy trabajando eso es todo– una sonrisa apareció en su rostro mientras el cólera desaparecía por completo
    –Ya entiendo, estás celosa–
    –No lo estoy, solo te digo que no me gusta que me interrumpan mientras trabajo– si nuevamente estaba mintiendo pero se trataba de orgullo, no podía reconocerlo
    –Entonces prometo que no te van a interrumpir– cada vez se acercaba mas a mí, pero la puerta se abrió deteniéndolo en seco –tn_____ necesitamos hablar– dijo Kevin con el tono de voz más áspero y seco con el que lo había escuchado pronunciar mi nombre –voy– le respondí mientras tomaba mi cartera y salía persiguiéndolo, me dirigió a su oficina que era la última del largo pasillo, una oficina con acabados sumamente finos, que contaba con cuatro ambientes diferentes –creo que tienes algo que explicarme– estaba muy molesto, sus manos estaban fijas en sus bolsillos y su mirada clavada en mi –bueno no hay nada que explicar, es que no se, pregúntame y yo te responderé–
    – ¿Con quién te estás quedando?–
    –Con mi madre–
    –Entonces quien es el dueño de la lujosa casa–
    –Mi madre– sus ojos se arquearon dejándome ver lo que sucedía, no estaba molesto por mi mentira, por la mente de Kevin pasaba la idea de que lo estaba engañando –Dime algo Kevin Jonas ¿de quién creías que era la casa?– ahora era yo la que se sentía ofendida –bueno no lo sé, no pensé que fuera de tu madre, es que estabas actuando muy extraño– no le respondí y sin pronuncia palabra alguna salí de oficina, esto era lo que faltaba, si hubiese querido engañarlo ya lo hubiera hecho y no precisamente con un extraño – ¡tn______ ven acá, por favor!– me gritó pero lo ignore, fui directamente a mi oficina, al entrar Miley estaba sentada en mi escritorio –No hace falta que muevas ninguno de los escritorios, ya Kevin me llevara uno a la otra oficina– fue lo único que dije antes de cerrar la puerta, estaba completamente molesta, tome el celular y llame a Kevin –me voy a tomar el día– no deje que respondiera y colgué, inmediatamente entraron a mi celular llamadas tanto de Nick como de Kevin pero todas las ignore, tome un taxi con dirección a mi casa pero entro una llamada diferente –Hermanita ¿Cómo estás?– dije al reconocer el número
    –Bien, hermana estoy en la ciudad ¿podemos vernos?–
    –Claro, dime donde estas– tome nota de la dirección y le pedí al taxi que se desviara.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:03 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXI
    “Día de chicas”
    Mi hermana me esperaba en donde habíamos pactado, me lance en sus brazos al verla, no tenia tanto tiempo sin verla pero a mí se me hacia como una eternidad –Creí que vendrías la semana que viene–
    –Ese era el plan, pero tu cuñado ha venido a una conferencia de prensa y me pidió que lo acompañara–
    –cada vez lo amo mas, si te descuidas te lo quito–
    –Pues no me molestaría ser yo la cuñada, sería algo así como lo que tus estás viviendo con los Jonas, solo que al contrario– dijo entre risas
    –Si eres gafa– le dije mientras sonreía sarcásticamente
    –Sí, fue una broma un poco pesada y cuéntame ¿Cómo va eso?–
    –No quiero hablar de ello, que te parece si vamos de compras–
    –Estupendo, necesito un buen día de compras con tiendas de verdad–
    –Hace tiempo que no gastamos mucho en ropa–
    –Mejor tarde que nunca– las dos reímos mientras nos dirigíamos a las tiendas, las llamadas de ambos no pararon de entrar, tiempo después las de Kevin cesaron pero las de Nick continuaban, cada vez mas impertinentes, fuimos de tienda en tienda, no hizo falta tomar ni un solo taxi debido a que como estábamos juntas no nos dábamos cuenta de la distancia que caminábamos –tengo hambre– me dijo Patricia ya pasada la una de la tarde –si yo también ¿qué te provoca?–
    –No sé, algo así como una súper hamburguesas de esas que solo hacen aquí–
    –Ok, pero entonces no podrás venir muy seguido porque terminare como una pelota–
    –Es solo una, además no nos vamos a parar en la calle, vamos al restaurante a donde nos llevaba Alexander–
    –Perfecto vamos, está muy cerca de aquí– Alexander era el más agradable de nuestros padrastros, el tercero y último de ellos, era el único que de verdad nos quería pero nuestra madre lo encontró con una empleada así que lo dejo, él fue quien pago la última remodelación de la casa, cuando ya estábamos sentadas en la mesa del restaurante se nos acerco una chica de la misma edad aproximada de mi hermana – ¿Eres Patricia ta_______?– pregunto al acercarse a nosotras
    –Si soy yo, ¡oh! Ya se tu eres Maggita–
    – ¡Sí!–
    –Tanto tiempo sin verte, te presento a mi hermana–
    –Mucho gusto– le dije con una sonrisa
    –Claro que la conozco, ella y Alicia eran la sensación de la preparatoria–
    –Si lo eran– agrego mi hermana
    –Bueno ya basta harán que me sonroje, además yo las recuerdo a ustedes y no eran muy tranquilas ¿quiere sentarte?– le pregunte
    –No tranquilas mi mamá me espera en el coche lo dejaremos para después–
    –Seguro– intercambiamos números y siguió su camino, por su lenguaje corporal se notaba era una chica extrovertida y un tanto animada, sin duda una agradable persona, ella había sido la cómplice de aventuras de mi hermana en la época de colegio –estoy demasiado cansada–
    – Yo también no puedo caminar ni una cuadra mas– me respondió Patricia
    –Si eres perezosa, yo tengo zapatos altos tu no–
    –Eso no tiene nada que ver–
    –Aunque creo que nos falta la tienda más importante–
    – ¡Marc Jacob!– dijimos las dos a coro
    –Bueno entonces cero que puedo resistir unas calles más–
    –Yo también creo poder– las dos nos reímos, al llegar a la tienda Nick volvió a llamarme pero nuevamente le desvié la llamada, pasamos más de tres horas probándonos todo, casi nos llevamos toda la tienda –mama nos va a matar, acabo de sobregirar la tarjeta que paga ella–
    –Yo utilice la de mi papá– le dije
    –No se me ocurrió eso– el padre de ella era el petrolero del grupo de los ex maridos de nuestra madre así que podía costear miles de días de compras –no te voy a durar toda la vida hermanita–
    –Carlos me acaba de llamar, quiere que cenemos con él pero yo no tengo hambre–
    –Yo tampoco pero quiero ver a mi cuñadito, además debo pedirle un autógrafo para poder venderlo en el futuro– las dos reímos ante mi comentario –Dile que vaya a la casa de mi madre y le preparamos unos panqueques, así podremos descansar un poco–
    –Cierto, le va a encantar la idea– mientras ella llamaba a su novio yo decidí llamar al mío –hola Kevin–
    –Cielo lo siento mucho, no me gusta estar pelado contigo–
    –Lo sé, a mí tampoco, pero me hirió que pensaras así de mi–
    –No tienes idea de cuánto lo siento–
    –Bueno, te llamaba para decirte que estoy bien y que mañana nos vemos en la oficina, estoy con mi hermana–
    –Me lo imagine, cuando estas de compras con ella es la única forma de que no me atiendas el celular–
    –Tienes razón, hablamos mañana–
    –Te amo–
    –Yo también te amo Kevin– y no era mentira, si lo amaba pero de una forma diferente al amor que sentía por Nick, el amor hacia Kevin era mas de respeto y cariño, mientras que el de Nick era pasión, cariño y todos los otros sentimientos juntos, ahora si estaba más loca que nunca, estaba confesándome a mi misma que amaba a dos hombres, claro solo sin uno de ellos era capaz de vivir y estaba segura de quien se trataba.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:04 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXII
    “Preocupación”
    Carlos estaba ya en la casa cuando llegamos, nos esperaba en la cocina junto a mi madre – ¡Cuñadita!– grito al verme, primero saludo a Patricia y luego se abalanzo hacia mí, su estatura era de unos sorprendes 1.90 metros. Sus fuertes brazos y piernas me envolvían como si se tratara de una simple niñita –me dijeron que tu equipo iba perdiendo– le dije cuando me soltó y pude tomar aire –solo estamos de primeros y más que clasificados–
    –Claro, claro y seguro que es gracias ti–
    –No, es gracias a estos que han bateado seis Grand islam– dijo mientras señalaba los músculos de sus brazos, todos reímos al verlo – ¿Cómo esta Kevin?– me pregunto
    –Estupendo, ahorita hable con él–
    –Debiste haberlo invitado–
    –Tranquilo, está muy cansado ha tenido unos inconvenientes en la oficina–
    –Entrégale estas entradas para la final cuando lo veas, se las había prometido hace un tiempo–
    –Se las daré mañana temprano, gracias–
    –También dale a sus hermanos que entiendo que les gusta el beisbol–
    –Ellos pueden comprar las suyas– el comentario estuvo fuera de lugar pero no quería tener en este momento ningún gesto con Nick, aunque si me moría por verlo –como esas entradas no cuñadita, esas son estradas solo para familiares de los jugadores, ni el placo presidencial es tan privilegiado como ese–
    –Bueno está bien se las daré– luego de compartir todos se fueron, Patricia se quedaría con Carlos en el hotel, mi madre tenía un coctel y yo estaba agotada así que decidí irme a dormir, mientras me duchaba mi teléfono sonaba, al salir note que tenía tres llamadas perdidas de Nick así que decidí llamarlo porque si no lo hacía no me dejaría dormir –hola– le dije secamente
    – ¿En donde estas?– me pregunto intentando disimular su cólera, pero a mí no podía convencerme tan fácilmente –en mi casa, saliendo de la ducha ¿Por qué?–
    –Ábreme que ya estoy llegando– para cuando intente protestar ya me había colgado el teléfono, me coloque lo primero que conseguí y baje las escaleras silenciosamente para abrirle, pegue un brinco al encontrarlo en la puerta directa a la casa – ¿Cómo llegaste hasta aquí?–
    –Trepe por el muro, tienen muy poca seguridad para tratarse de una casa como esta–
    –Pues mañana el personal te vera en video– se encogió de hombro y luego entro erguido a la casa, su presencia era imponente – ¿estás sola?– me pregunto cauteloso –si– le respondí mientras me dirigía la cocina, me senté en el mesón y ahí fue cuando mi mirada se encontró con la suya llena de cólera – ¡¿Dónde diablos estabas metida?!–
    –Estaba con mi hermana– le respondí como si nada
    –Pues debiste haberme atendido, estaba preocupado–
    –Lo siento, no fue mi intención, además tú estabas ocupado con Miley– se sentó al otro lado del mesón dejando que sus grandes piernas se entrelazaran con las mías –yo no estaba ocupado con nadie, lo que quiero que entiendes es que no puedes desaparecer así, como si nada–
    –Lo tomare en cuenta aunque no veo cual es la causa de tu molestia–
    –Estaba preocupado por ti, después de que saliste de la oficina te llamaba y no atendías y me preocupe solo eso y para completar a mi hermano tampoco le atendías– ahora su tono de voz era suave y tranquilo, más amigable que un cachorrito –bueno lo siento– le dije, tomo mi mano y comenzó a jugar con mis dedos –prométeme que no te desparecerás así nuevamente, no me importa si no le atiendes a Kevin pero por favor prométeme que a mi si me atenderás– su mirada subió y se encontró intensamente con la mía –te lo prometo, dime mis manos te parecen raras ¿cierto? Es que siempre juegas con ellas–
    –Me parecen hermosas–
    – ¿ya cenaste?–
    –No, ni siquiera he almorzado por la preocupación– me hacía sentir culpable, no podía imaginármelo hambriento sin sentirme mal –Lo siento, no volverá a suceder ¿quieres que te prepare algo de comer?–
    –No tranquila, ya instalaron la cocina en mi departamento, yo me prepare algo al llegar–
    –Nick, deja que te prepare algo por favor–
    –Ok, ok pero quiero panqueques y también quiero ayudarte a prepararlos–
    –Eres un poco exigente pero está bien, ven para que me ayudes– me dedico una sonrisa que le respondí de la misma forma, me ayudo a cocinar y limpiar todo aunque en varias ocasiones le repite que no era necesario el insistió -¡wow! Nick te comiste diez, estás loco– se sonrojo al oírme –es que tenía mucha hambre– tomo mi mano y la enredo en sus dedos, para luego llevarla hasta su mejilla, sentí como mis espalda se erizaba al sentir su rostro rozar mi mano, era tan suave como la piel de un bebé, luego pego sus labios de mi mano –tu olor para mí es como si colocaran un exclusivo vino frente a un alcohólico en desintoxicación, algo que desea probar tanto pero que no puede tener o me corrijo debe tener– dijo al besar nuevamente mi mano –¿Quieres postre?– le pregunte
    –Solo si es helado de mantecado–
    – ¿Por qué?–
    –Porque es el único que te gusta y quiero compartirlo contigo– casi me derrito en sus manos al oírlo pero me contuve –cuéntame ¿Qué hiciste con tu hermana hoy?–
    –Fuimos de compras, no te imaginas todo lo que compramos ¿quieres verlo?– se encogió de hombros, así que lo tome de la mano y lo guie silenciosamente hacia mi habitación.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:05 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXIII
    “Tentación”
    Nick estaba a mi lado mientras caminábamos sigilosamente para evitar que alguien pudiera oírnos –me siento como una adolescente– le dije al encontrarnos ya en mi recamara –tampoco es que seamos muy viejos–
    –Tienes razón–
    –Quiero hacer esto dese que llegue– me fijo justo antes de tomar mi cintura con su mano izquierda y con la mano derecha tomar mi cuello, mi cuerpo se arqueo contra el de él para logar amoldarse perfectamente y nuestros labios se entrelazaron en un beso que comenzó delicadamente y luego se convirtió en algo apasionado, podía sentir en sus labios como su cuerpo se llenaba de deseo mientras que mis pechos ya endurecidos rozaban contra su fuerte pecho –no podemos lo siento– me dijo al separar sus labios de los míos para dejarme respirar, sus labios ahora estaban en mi cuello y mejillas navegando por mi piel, después fui yo la que busque sus a lo que él respondió como me lo esperaba, volvió a darme otro beso pero ahora era más apasionado, nuestras lenguas se debatían entre el inmenso deseo que se tenían, mi cuerpo cada vez se acomodaba mas en el suyo, dejándose apretar mas contras su miembro que ya se sentía a través del pantalón, me pego de la pared y comenzó a besar mi cuello nuevamente –creo que debes enseñarme lo que compraste, no creo poder resistirme aun mas–
    –En este momento no creo querer que te resistas– soltó una risa amarga al escucharme –lo sé, pero debo resistirme, por favor muéstrame lo que compraste– me dio un pequeño beso y se separo de mi, sentándose en la horilla de la cama, necesite un par de minutos para recobrar el control de mis terminaciones nerviosas a lo que el reacciono riendo, le mostré todo lo que había comprado, cada una de las prendas, en varias ocasiones se lamento de mi padre quien tendría que pagar todo eso, ya eran las tres de la madrugada –ven acá– me dijo abriendo los brazos desde la comodidad de la cama, me abalance sobre él y me acomode en su pecho y entre sus brazos –quédate a dormir precioso– le pedí
    –No pensaba irme preciosa– me respondió, le di un pequeño beso en el pecho y me quede dormida con el suave ronroneo de su respiración en mi oreja, nos despertamos en una posición totalmente diferente, sus brazos envolvían mi cintura desde mi espalda mientras su rostro golpeaba mi cabellera –no te levantes aun– me susurro al oído –debemos ir a trabajar–
    –Lo sé, pero tengo mucho sueño– lo complací diez minutos mas y luego me escurrí de sus brazos para irme a bañar –cierra con llave la puerta– me dijo medio dormido y tenía razón, me dirigí hacia la entrada del cuarte y pase con llave, me quede admirando su cuerpo un par de minutos, aun llevaba la guarda camisas, su amplio e imponente cuerpo ocupaba la mayor parte de la cama, se podía ver l relajado que se encontraba por el ritmo de sus respiración –no me refería a esa puerta– dijo luego
    –No entiendo– sonrió nuevamente aun con los ojos cerrado
    –Tranca la puerta del baño cuando te estés duchando, no creo poder resistir la tentación de entrar– ahora lo entendía así que tome la ropa con que me vestiría y todos los utensilios que necesitaba para arreglarme y me encerré en el baño
    ( http://ggirlarg.net/galeria/displayimage.php?album=270&pos=4 )
    –Tardaste un siglo– me dijo al verme salir –luces hermosa–
    –Gracias–
    –Ahora hay que ver como saldremos de aquí–
    –No te preocupes por eso– lo tome de la mano y lo dirigí hacia la entrada – ¿estás loca? ¿Qué dirá tu madre?–
    –Mi mamá está dormida, ayer fue a un coctel y si nos ve le diremos que viniste a buscarme para hacerle el favor a Kevin, además la casa es muy grande así que es poco probable que nos vean– Nick guardo silencio, como lo había previsto nadie logro vernos –debes ir a cambiarte–
    – ¿Tan mal me veo?–
    –Te ves bellísimo como siempre, pero ayer fuiste a la oficina con esa ropa así que debes cambiarte–
    –Ok vamos a mi apartamento para cambiarme y así aprovecho para que lo conozcas–
    –Tú eres el que está loco, Miley debe estar esperándote–
    –Miley se está quedando en la casa de unas amigas, ella no vive conmigo, ya quisiera–
    –Ok–
    –Pero primero iremos a comer a un sitio que conocí anteayer que me encanto, la comida estaba deliciosa–
    –Siempre tienes hambre Nick–
    –Mantenerme así de bello no es fácil preciosa– dijo entre risas
    –Si me lo imagino– dimos vuelta y llegamos un sitio que no conocía por lo que debería ser nuevo a las afueras de la ciudad – ¿Cómo llegaste hasta aquí? O sea como lo conociste–
    –Me da un poco de vergüenza–
    –Dime, es muy lindo el lugar–
    –Cuando estoy estresado o necesito pensar suelo conducir, y así fue, la noche anterior había cenado contigo, entonces salí a dar vueltas por la ciudad con el coche y di a para aquí–
    –Entonces te hago pensar–
    –Más que eso, sabes esa mañana me jure que te traería, bautice este sitio como tuyo, cada vez que vengo me hace recordarte–
    –Pues yo lo bautizo como nuestro, porque ahora siempre que venga me recordara a ti– le dije antes de besar lentamente su mejilla, ahora estaba consciente de sin cual de mis dos amores no podría de vivir.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:05 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXIV
    “El apartamento”
    Nick monto el coche sobre los 160 K/H, ya era tarde para llegar y mi teléfono no había parado de sonar, con innumerables llamadas perdidas de Kevin quien se había ofrecido para irme a buscar a mi casa pero todos los problemas eran vanos cuando veía ese rostro tan perfecto a mi lado, Nick no paraba de bostezar durante el camino, Nick se estaciono frente a un lujoso edificio a dos cuadras de la casa de mi madre inmediatamente el ballet parking nos atendió y él con su mano en mi cintura me indico el camino de entrada al majestuoso edificio, las puertas eran giratorias dando entrada a una recepción con muebles color ocre, las paredes deslumbraban son su acabado en mármol de diferentes colores, el juego de colores hacia relucir cada cuadro guindado en los costados del hermoso salón, en el ascensor Nick volvió a bostezar esta vez con menos pudor, no pude evitar querer consentirlo así que enrede mis brazos en su cuello y pegue lentamente mis labios en su mentón, él dejo aflorar una sonrisa en su rostro –lamento haberte hecho pasar mala noche– volvió a sonreír y envolvió mi cintura con sus manos
    –Ninguna noche que pase a tu lado será mala preciosa– bajo sus labios y los pego lentamente en un corto beso con los míos, justo antes de que las puertas del elevador se abrieran, dimos la vuelta para entrar directamente al apartamento, lo que me hacía notar que se trataba de un apartamento por piso, al entrar me percate el tamaño, era muy grande tal vez se notaba mas porque aun tenía muy pocos muebles, el recibidor estaba ocupado por un par de sillones dobles de acero inoxidable y cuero negro, las paredes eran blancas ayudando a las grandes ventanas a dejar penetrar la luz del día, todo era un solo ambiente, no había divisiones a excepción del bar que daba apertura a la majestuosa y moderna cocina –han hecho un buen trabajo con la cocina– le dije al recordar que la noche anterior me había comentado que se la habían recién instalado –sí, pero me ha dado bastantes dolores de cabeza–
    –Eso siempre pasa–
    –Me voy a cambiar, ya vengo, aunque si quieres puedes venir– puso de nuevo esa mirada intensa que no significaba más que una invitación directa, Nick había perdido cualquier clase de pudor ante mí, inmediatamente me puse roja al imaginar lo que podría pasar si solo daba una mínima seña de aceptación a su invitación, el solo sonrió al verme
    –Tranquila, debemos resistir ante la tentación– me dio la espalda y a medida de que se introducía en el pasillo se fue desasiendo de la camisa que llevaba dejándome ver su torneada y hermosa espalda, haciéndome recordar ese increíble sueño que tanto había intentado olvidar, me recostó en uno de los sillones intentando no arrugar el costoso vestido que llevaba puesto, es que ese es uno de los problemas de las marcas reconocidas, las prendas merecen más cuidado, luego de estresarme por las arrugas que le aprecian me levante y comencé a caminar por el apartamento, la vista desde el piso diez del edificio era increíble, podía ver la terraza de mi casa, pasaron unos minutos y Nick apareció
    –Podías haberte sentado preciosa, el sillón no muerde–
    –Eres muy gracioso Nick, pero no me senté porque se me estaba arrugando el vestido– puso los ojos en blanco al escucharme –las mujeres están locas–
    –Pero igual nos aman–
    –Tienes razón, preciosa– me dijo mientras me derretía con una guiñada de ojos
    –sabes, hay algo gracioso en que estés aquí–
    – ¿Qué cosa?–
    –Que el apartamento en el que Kevin quiere que vivas con él es el que está arriba, o sea el pent house– hizo una mueca de desagrado al decirme esto
    –No quiero hablar de eso ahora Nick, además eso no va a suceder inmediatamente–
    –Lo sé, Kevin me conto, pero igual sucederá– los dos guardamos silencio –ya estoy listo, podemos irnos– dijo al terminar de abotonarse la camisa, mientras estaba en el ascensor pensaba en lo que debería sentir Nick cada vez que Kevin le cuenta lo que sucede con nosotros, yo no podría resistir oír de los labios de Miley las cosas que le dice y que le hace Nick cuando están a solas, el coche ya nos esperaba, Nick me abrió la puerta y luego le dio un giro al coche para abordar el puesto del piloto, rápidamente llegamos a la oficina, me sentí avergonzada al recordar lo que había hecho el día anterior ¿me habría hecho caso? ¿Habrían divido las oficinas? Para mi tranquilidad no lo habían hecho, inclusive se había encargado de devolver los escritorios a la primera oficina que habíamos ocupado, entre como si nada y coloque mi cartera en el escritorio que me correspondía
    –Sabía que no querías mudarte– dijo erguido en una gesto que dejaba aflorar que había triunfado ante mí, sin duda alguna estaba disfrutando el momento –Nick, no me hagas cambiar de parecer–
    –Ya no podemos estar separados preciosa– me susurro tan cerca de mi oído que sentí como su aliento golpeaba mi rostro, obvie su comentario y tome las carpetas que reposaban en el mesón – ¿Qué haremos al medio día?– me pregunto luego
    –No tengo planes pero seguro mi hermana querrá que nos veamos para almorzar, no sé cuando se ira de la ciudad–
    –Entonces deberías compartir con ella–
    –Exacto, además mi cuñado quiere compartir con Kevin antes de irse– volvió a aparecer esa sonrisa amarga en su rostro, no pude evitar querer consolarlo –podemos hacer algo esta noche si así lo deseas–
    – ¿Qué se te ocurre preciosa?– me pregunto con una gran sonrisa
    –Mi madre quiere que conozca el restaurante de un amigo suyo, así que no se puedes venir con nosotras–
    –Me encantaría– luego nos incorporamos a nuestras labores que ya estaban más que atrasadas, tal vez no debía haberlo invitado a cenar pero algo dentro de mí me obligaba a pasar el mayor tiempo posible a su lado.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:05 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXV
    “Familia”
    Kevin abrió la puerta de nuestra oficina a quince minutos para la una –cielo debemos irnos, la reservación es a la una– me dijo al entrar, me levante de la silla y fui en dirección a la puerta, sentí como la mirada de Nick me seguía así que en un gesto más que descarado le devolví la mirada y le di un guiño de ojo, él sonrió un poco sorprendido, Kevin tomo mi mano y atravesamos en largo pasillo hacia el ascensor –¿ Con quién almorzara tu hermano?– le pregunte a Kevin
    –No lo sé, debí haberle preguntado–
    –Pues deberías invitarlo, no creo que le guste comer solo– Kevin tomo su celular y lo llamo, hablo un par de minutos con Nick y luego colgó –Almorzara con Miley amor– de nuevo atravesó mi cuerpo ese sentimiento de celos, pero en este caso era lo justo, yo estaría almorzando con Kevin y él estaría con Miley, lo mismo que yo estaba sintiendo lo estaría sintiendo él y no era nada agradable así que decidí no darle más importancia al asunto de lo que merecía, además lo tendría para mí esta noche, llegamos al restaurante y allí se encontraban mi hermana y su novio, quien se levanto a recibir con un gran abrazo a Kevin ¿existía alguien en este mundo que no le agradara Kevin? Me vi obligada a preguntarme para luego auto responderme, si existía y era única en su especie, Alicia no lo soportaba argumentando que era muy tranquilo para su gusto, el almuerzo fue dinámico, Kevin y Carlos no hacían más que hablar de beisbol y Patricia y yo hablábamos de cualquier di vagancia que existiera, no podía parar de hablar si lo hacía corría el riesgo de pensar en Nick, Kevin se mostraba igual de cariñoso que siempre y por lo tanto yo debía responderle, aunque no me era muy difícil no podía negar el inmenso cariño que sentía por él, al terminar el almuerzo regresamos a la oficina, Nick aun no llegaba lo que me hacía pensar que tal vez no regresaría, pero la duda me invadió y no pude resistirme así que le mande un mensaje desde mi blackberry “¿vas a venir a la oficina? ya estoy aquí”
    Inmediatamente me respondió “ya voy en camino preciosa”
    Pasados veinte minutos entro con ese aire de prepotencia que lo caracterizaba
    –veo que me extrañaste–
    –Un poco– le respondí haciéndome la indiferente, se me acerco lentamente y beso el inicio de mis labios –yo también te extrañe preciosa– se alejo y se dirigió a su escritorio con una amplia sonrisa en el rostro, debía admitirlo, lo extrañe este par de horas, más que extrañar en realidad, necesitaba saber que estaba a mi lado para poder respirar, la tarde paso rápidamente pensé al ver que Kevin entraba por la puerta de la oficina con una sonrisa en el rostro –ya estoy listo cielo ¿nos vamos?–
    –Cielo, estamos llenos de trabajo, además quede en reunirme con mi madre luego, creo que a Nick no le molestara levarme luego–
    – ¿Estás seguro Bro?– le pregunto Kevin desviando la mirada hacia Nick
    –No es ninguna molestia, puedes irte tranquilo– me dio un beso de despedida y salió ¿Qué acababa de hacer? Me había vuelta una mentirosa experta sin darme cuenta, cuál era el valor a contra peso de lo que estaba arriesgando, como reaccionaria Kevin si se enterara de lo que estaba sucediendo o por los caminos que se creaban lo que estaría a punto de suceder, lo que yo más que nadie deseaba que sucediera, me hacía sentir más que culpable toda la situación, pero al voltear y encontrarme con la mirada de complicidad que tenia Nick dibujada en el rostro se me olvidaban todos los demás sentimientos y se volvían a sentir las mariposas haciendo travesuras en mi estomago, los zapatos altos a los que siempre había estado acostumbrada me parecían inestables y mi mente se contraía dejando solo su rostro entre mis pensamientos “lo amo, lo amo” es lo único que pensaba, si esto era así ¿Qué sentía por Kevin?, pase la próxima hora reflexionando para mis adentros hasta que Nick se puso de pie –la reservación es en quince minutos preciosa– le dedique una sonrisa y lo seguí hasta la puerta, al llegar al restaurante mi madre estaba sentada junto a mi hermana, al presentarles a Nick Patricia me dedico una mirada de comprensión y quién no la daría, su porte era tan masculinamente perfecto que sería capaz de hipnotizar a cualquier mujer, mi madre abrió sus ojos como platos y su cuerpo se tenso inmediatamente, por un momento me asuste pero luego note la razón de su reacción, mi padre se encontraba en la ciudad y precisamente hoy se había antojado en venir a este restaurante –¿pueda acompañarlos?– pregunto antes de sentarse
    –Si lo deseas– le respondió mi madre indiferente, como acto seguido mi padre mando a traer otra silla para acompañarnos –Chico a ti te conozco, pero no sé de donde– le dijo a Nick ¿Cómo no se me ocurrió? Voltee a ver el rostro de Nick que estaba más pálido que de costumbre, el color castaño vivo de sus ojos se torno concentrado y espeso, luego retomo la compostura
    –Claro que nos conocemos, somos socios, lo que sucede es que mi hermanos se encarga de las acciones, Nick Jonas– le dijo dándole la mano
    –Claro, ya te recuerdo, discúlpame tengo la mente despejada–
    –No se preocupe ¿usted es el padre de tn_____?–
    –El mismo, exceptuando los días en que se pagan las tarjetas– dijo entre risas
    –Me imagino, no debe ser sencillo– Nick se porto como todo un caballero encantando a mi familia, inclusive logro que mis padres se hablaran en varias ocasiones –hija quiero presentarte a unos amigo ¿me acompañas?– me pidió mi padre amablemente al levantarse de la silla, asentí con la cabeza y tome su mano –ya vuelvo–
    –Ve tranquila preciosa, quedo en excelente compañía– me respondió Nick
    –Papá aquí no hay nadie– le dije al notar que me llevaba a una terraza vacía
    –Hija, te conozco lo suficiente para saber que sucede algo ¿Qué pasa con ese chico? –

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:06 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXVI
    “No soy dueña de mis emociones”
    –No entiendo tu pregunta papá– claro que la entendía, era más clara que el agua de un manantial, pero no podía hacer más que ignorar lo que pretendía que le explicara
    –Hija, soy hombre y conozco esa mirada en cualquier lugar, al igual que he estado casado cuatro veces así que conozco la mirada de que tú pones cuando estas a su lado ¿Qué sucede entre ustedes?– mi padre tenía cierto poder persuasión, había notado con una simple cena lo que sucedía o tal vez yo era muy evidente con mis sentimientos
    –Lo sé– fue lo único que pude decirle
    –No te entiendo ¿Qué es lo que sabes?–
    –Que no debería estar haciendo esto papá, pero no se qué hacer–
    –Hija dime que no es lo que pienso– dijo con una cara de horror muy expresiva
    – ¡oh! No, eso no, aun no ha sucedido– dije en un jadeo
    –Pero entonces lo deseas–
    –Más que a nada en este planeta– ya estas palabras salían de mi cuerpo entre gemidos, no sabía porque todo afloraba precisamente con mi padre de esta manera, pero ya no podía resistirlo más, el sentimiento de culpa me inundaba y esta verdad que me quemaba por dentro me hacia desear quererla compartirla con todo el mundo, pero eso era imposible, o por lo menos para mí lo era, no soy lo suficientemente valiente como para confesarle a Kevin que amo locamente a su hermano, eso iba más allá de lo absurdo, lo imposible si en algún momento decidía dejar a Kevin también dejaría a Nick aunque eso significara morirme del sufrimiento –mi pobre hija– susurro mi padre mientras acariciaba mi cabello
    –Entonces estas enamorada, pero ¿no podía ser de otra persona?–
    –Papá, si hubiese tenido la oportunidad de elegir ¿crees que estaría en esta posición?– le dije con cierto tono de sarcasmo, se encogió de hombros y solo se dedico a abrazarme y a hacer el intento de consolarme, cuando ya pude controlar las lagrimas que salían de mi interior nos dedicamos a volver al salón – ¿Dónde está mi madre?– pregunte al sentarme y notar que no estaba –fue a saludar a unos amigos– me respondió Patricia, Nick no me quitaba la vista de encima con esa mirada entrecerrada que lo caracterizaba, luego en una gesto sutil y poco notable se acerco a mí para susurrarme: ¿estás bien?
    –Sí, estoy bien–
    –No lo parece ¿estuviste llorando?– me pregunto con los ojos chispeando de una frustrada curiosidad
    –Creo que debemos irnos– al escucharme asintió con la cabeza y con una actitud de caballero se levanto para despedirse de mis padres y mi hermana, pude escuchar como mi hermana se lamentaba de que nos fuéramos, incluso note como el encanto que Nick había logrado en mi madre afloraba pidiéndole que nos quedáramos un rato más, pero yo no quería, no podía quedarme necesitaba hablar con Nick a solas, ya en el coche Nick parecía estarse debatiendo consigo mismo, se notaba perturbado, incluso hacia ademanes de dolor –¿te encuentras bien?– me vi en la obligación de preguntarle, lanzo un bufido al escucharme –si estoy bien– dijo en un tono sarcástico –Precioso dime que sucede– me miro con los ojos entrecerrados nuevamente –sabes que no puedo negarte nada y te aprovechas de eso– me encogí de hombros al ver que era cierto –no me digas entonces–
    – ¿Por qué no nos habías dicho que tu padre era nuestro socio?–
    – ¿para qué decirlo?–
    –No entiendo porque lo ocultaste–
    –No quería castrar a tu hermano, literalmente claro– Nick soltó una carcajada al escucharme –no entiendo– dijo luego aun riéndose
    –tu hermano era feliz creyendo que necesitaba de él para obtener muchas cosas, así que simplemente deje que creyera que era de clase media, nunca le mentí simplemente obvie la verdad–
    –Tienes un poco de razón, pero ahora debes prometerme algo–
    –Aja– le respondí con desgana
    –Prométeme no mentirme, o mejor dicho promete que me obviaras ninguna verdad–
    –Está bien Nick, lo prometo–
    –Ahora dime que te sucedía en la cena– me dijo, definitivamente era muy suspicaz tanto o más que yo
    –No sucedía nada, hable con mi padre un par de cosas, ya sabe lo que sucede entre nosotros– Los dedos de Nick se fijaron mas al volante del coche que se acercaba a los 190 K/H luego trato de relajarse en un acto en el que intentaba darme confianza – ¿qué dijo?– me pregunto con un tono de voz lo más relajado posible tomando en cuenta la tensa situación –nada que no fuera verdad, que estoy loca por haberme enamorado del hermano de mi novio– Nick no pronuncio palabra alguna hasta estacionar el coche en el frente de su lujosa residencia, no pude decir nada al ver que me abría la puerta del coche –Nick ya es muy tarde y mañana debemos trabajar–
    –Es tu turno de acompañare preciosa– me dijo esto en un tono aterciopelado, al escucharlo sentí como si un suave trozo de seda me acariciara el rostro para luego dejarme deslumbrar por la sonrisa torcida que aprecia en su rostro, esa que aunque fuera la primera vez que la veía era mi favorita.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:06 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXVII
    “¿Qué más podía hacer que aferrarme a sus brazos?”
    La mano que entrelazaba la suya en espera del ascensor comenzaba a sudar, era completamente diferente que el pasara la noche en mi casa, mi territorio, mis cosas, a que yo pasara la noche en la suya, me sentía totalmente expuesta a sus encantos aun más de lo que siempre estaba, la puertas del ascensor se abrieron para dejar salir una pareja de ansíanos que nos dedico una tierna sonrisa a la que Nick respondía de la misma manera, no pude evitar sonrojarme al notar en la expresión corporal de los ansíanos el motivo de esa dedicatoria, sentí como el dedo de la mano libre de Nick se deslizaba por mi mejilla colorada –¿Por qué te sonrojas?– me susurro, subí la mira para encontrarme con la suya y ver la chispa de curiosidad en sus ojos
    –Por lo que pensaban los señores–
    –No entiendo–
    –Creyeron que estamos casados–
    –No son los primeros que lo piensan– dijo Nick encogiéndose de hombros, ahora era yo a quien consumía la curiosidad
    –No entiendo–
    –El vigilante me lo pregunto ayer– dijo nuevamente como si nada, las puertas del ascensor se abrieron para dar entrada al apartamento distrayéndome de dar mi respuesta a su comentario, tal vez yo era conflictiva pero no me parecía muy agradable que creyeran que era la esposa del hermanos de mi novio y más en el edificio donde este pensaba vivir, aunque pensándolo bien yo lo provocaba tomándole la mano en lugares públicos, pero no podía evitarlo deseaba hacerlo y aunque trajera consecuencias no era capaz de verlo en el momento, Nick tomo mi bolso y lo coloco en el sillón de cuero junto a su chaqueta y mi abrigo, para luego guiarme aun tomado de mi mano a su habitación, que era totalmente diferente al resto del apartamento, la habitación era amplia y se dividía en ambientes, la diferencia era que estaba completamente amoblada, una enorme ventana panorámica estaba a uno de los lados de la habitación dando apertura a una terraza personal, los muebles estaban perfectamente combinados entre los colores ocres y marrones y la caoba que predominaba en el lugar dando la sensación de estar en un lugar sumamente acogedor, al bordear una pared divisoria se llegaba a la cama que contaba con una pantalla plasma en frente, Nick entro a otra pequeña habitación que cumplía el roll de armario, un armario casi tan grande como el mío lo que era bastante considerando que era mujer
    –ponte esto preciosa, así estarás más cómoda– me dijo mientras me daba una camisa de algodón que para mi parecía ser gigante pero que a su cuerpo le quedaría perfecta, me dirigí al tocador para cambiarme, el mueble se encontraba lleno de fragancias y lociones todas completamente diferentes, de repente los nervios comenzaron a inundarme, estaría sola en una habitación con Nick y lo único que separaría mi cuerpo del suyo era esta camisa, para calmarme decidí darme una ducha, me vi en el espejo un momento para sentir algo nuevo, algo que nunca había experimentado, estaba insegura, claro que había sentido inseguridad pero nunca de mi atractivo, o sea de mi cuerpo, y como no la sentiría teniendo en la otra habitación a un hombre tan perfectamente hermoso esperándome, respire un poco y salí en dirección a la cama al ya estar lista, Nick yacía estirado en las finas sabanas vino tintas de la cama, su cuerpo al igual que en mi cama ocupaba la mayor parte del espacio, me dedico una sonrisa y estiro su brazo para que pudiera recostarme a su lado, Nick se había despojado de su camisa quedando solo en camiseta, dejando así sus perfectamente trabajados brazos al descubierto, pero me vi más nerviosa al notar que sus piernas también estaban descubiertas, solo se encontraba en bóxers, respire hondo intentando calmar el ardor que inundo mi cuerpo al ver su sensual anatomía estirada en la cama invitándome a acompañarlo, me deje caer lentamente en las suaves sabanas hasta sentir en mi cabeza su fuerte brazo, el cual me rodeo luego pegándome más a su cuerpo mientras sus ojos aun seguían clavados en la gigante televisión, recosté mi cabeza de su pecho mientras el apoyaba su barbilla de mi cabeza, su olor era tan exquisito y su respiración tan uniforme que no pude evitar comenzar a rendirme ante las secuelas que dejaba el cansancio –tu hermana es muy agradable– comentó luego mientras aun veía el canal CNN –Sí, la quiero mucho– le dije casi en susurro, Nick estiro su otro brazo para apagar las luces, solo el reflejo del televisor alumbraba la habitación, movió su cuerpo dejándolo caer sobre mí, los nervios volvieron a inundarme pero ¿Qué más podía hacer que aferrarme a sus brazos? Los cuales se sentían duros como piedras –no he podido dejar de pensar en algo que me dijiste en el coche– me susurró, nuestras narices pegaban unas con otras antes de que pudiera responderle él continuo hablando –no te lo dije en el momento porque no supe cómo reaccionar, pero ahora lo sé– una sonrisa afloro en su cara, esa misma que veía por segunda vez pero que era mi favorita, su sonrisa torcida –yo también estoy enamorado de ti– me quede helada y luego entendí y recordé lo que había dicho en el coche -“nada que no fuera verdad, que estoy loca por haberme enamorado del hermano de mi novio”- eso era lo que había dicho y lo que había provocado este momento, inmediatamente sentí un increíble sentimiento de libertad inundar mi cuerpo, los dos nos habíamos confesado nuestros sentimientos y no eran diferentes, en absoluto –Yo también te amo– le dije justo antes de que la sonrisa de su rostro se borrara para pegar sus labios lentamente a los míos, un beso que a pesar de comenzar lento se fue tornando más apasionado, nuestras manos paseaban por nuestros cuerpos, logre sentir una de sus manos bajo de la holgada camisa apretando mi abdomen desnudo, hasta que en un respingo Nick se separo de mi mas que agitado –lo siento– dijo luego, me tomo un minuto esperar a que la sangre me volviera a la cabeza y que mi manos pararan de temblar de deseo –Yo soy la que lo siente–
    –No podemos hacerle esto a Kevin– recalcó con la respiración aun agitada
    –Lo sé, lo sé– agregue
    –Si quieres puedo dormir en el sofá–
    –Esta es tu casa, en dado caso sería yo quien debería dormir en el sofá– dije intentando ocultar lo mucho que me irrito su comentario, él soltó un bufido –no pensaras que te dejare dormir en un sofá–
    –No entiendo cual es el motivo de la discusión sobre el sofá, si ya resistimos una noche juntos sin que pasara nada podemos resistir otra ¿o te soy tan desagradable?– aunque sabía que no era así debía decirlo porque era lo que sentía en ese momento, el volvió a soltar otro bufido –Por dios tn_____ ¿crees que si me fueras desagradable estaría pasando esto?– me sentí mal luego de escucharlo ya que podía ver en su rostro lo mucho que le costaba mantener el control a mi lado y más en estas condiciones –lo siento– le dije avergonzada, le agradecía al cielo por estar las luces apagadas y así no pudiera ver mis mejillas seguramente sonrojadas, Nick se lanzo nuevamente en la cama, me halo por el brazo delicadamente colocándome en su regazo, clave mi cabeza en su pecho
    –Duerme– me dijo al darme un beso en la cabeza lo que no fue difícil sabiendo lo relajantes que podían ser sus características corporales para mí.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:09 pm por NicolePretty26

    Capítulo XXVIII
    “Pesadilla”
    Me encontraba en un lugar distante, conocido pero distante no lograba determinar en donde se situaba todo, solo sabía quiénes eran los protagonistas de esta confusa historia, era todo muy hermoso pero algo me hacía sentir incomoda, la familia Jonas estaba toda junta en la enorme sala, pero algo fuera de lo común sucedía Denisse no tenía su peculiar cara de felicidad y amabilidad, el brillo de Joe estaba opacado por una cara de pocos amigos mientras se recostaba con los brazos cruzados en el mueble principal, Nick le daba la espalda a todos mientras veía desde las ventanas con una intensa mirada perdida y Kevin estaba hecho nada encima de un sillón con las manos en el rostro –no sé porque lo hiciste– dijo luego, Nick puso los ojos en blanco por lo que supe que se lo decía a él, Joe tenía el ceño tan fruncido que no existía espacio entre sus cejas, pude notar por los movimientos de las manos de Denisse que estaba muy nerviosa, había algo peculiar todos vestían de negro, sin excepción, Nick llevaba un clásico traje de Armani con una camisa que se debatía entre la elegancia de la seda y la comodidad del algodón, muy característico de él, Kevin estaba en ropa casual, Joe tenía una camisa de botones tal vez Marc Jacob y un Jean negro, no estaba segura ya que no podía verlo claramente, de repente Denisse desapareció y solo se encontraban Nick y Kevin en la habitación viéndose a los ojos, ahí fue cuando me vi en una esquina de espaldas a la situación –no me importa de quien sea– dijo Nick, luego me voltee y me percate de lo que hablaban mi vientre estaba abombado pero había algo raro, mi rostro estaba pálido y con falta de vida, de repente sentí como si comenzara a faltarme el aire, tanto Kevin como Nick corrieron en mi ayuda pero nunca llegaban, hasta que escuche una voz a lo lejos, una voz muy familiar, esa voz aterciopelada que me encantaba y me hacia delirar en un momento y luego me llevaba al mundo de los sueños cuando se lo proponía
    –Despierta, es una pesadilla– me dijo Nick cuando abrí los ojos repentinamente, aun me tenia envuelta en sus brazos estaba completamente sudada – ¿estás bien?– me pregunto un tanto desesperado –eso creo– le dije intentando controlar el ritmo de mi respiración –tuve una pesadilla– agregue luego
    – ¿Qué soñaste?– me pregunto, pude ver la chipa de desesperación y curiosidad en su rostro, pero no podía responderle ni siquiera yo sabía con exactitud lo que había soñado –no lo sé– soltó un bufido al escucharme – ¿Cómo no lo vas a saber?– me pregunto con su mirada entrecortada apareciendo nuevamente, di un respingo al sentir su manos entrar dentro de la camisa que tenia puesta y tocar mi abdomen y vientre desnudo, sentí la necesidad de hacer lo mismo así que introduje mi mano dentro de su camisa colocándola en su pecho fuerte como el mármol, el soltó un respiro ahogado como de frustración –tus manos son muy suaves– susurro luego –gracias– le respondí para luego notar a que se debió su frustración, era igual o mayor a la mía, estábamos tan cerca pero tan lejos, tan deseosos de sentirnos por completo que nos ahogábamos en un dulce sufrimiento cuando nos teníamos tan cerca sabiendo que no podíamos estar mucho tiempo lejos el uno del otro, su mano paso de estar en mi abdomen a colocarse en mi espalda y bajar lentamente a mis caderas soltando otro respiro muy parecido al anterior, pegue mis labios a su pecho dándole un pequeño beso en símbolo de entendimiento, Nick me apretó más a su cuerpo alce mis rostro para encontrarme con el suyo ya preparado, sus labios se pegaron a los miso en un beso corto pero preciso, un beso lleno de comprensión, un beso que no podía trascender en esta situación –buenos días preciosa–
    –Buen día precioso–
    –Me estoy viendo tentado a quedarme así abrazado contigo el resto del día– me dijo mientras me apretaba más a su cuerpo –No es mala idea, pero debemos trabajar–
    –No nos despedirán, tu padre y yo somos unos de los dueños– dijo encogiéndose de hombros con toda la soberbia masculina que lo caracterizaba –hasta hace unas horas no sabias quien era mi padre y ya lo utilizas para convencerme– soltó un sonrisa astuta al escucharme, sin percatarme giro su cuerpo en un ágil movimiento posándose sobre mi –te amo– me dijo dándome otro corto beso para luego levantarse y dirigirse al cuarto de baño, pero antes de que lograra colocarse de pie me guinde de su espalda enredando mis manos en su cuello –yo también te amo– le susurre al oído antes de besar su cuello, luego lo solté lentamente dejando que mis manos acariciaran su espalda semi desnuda a lo que él reaccionó estremeciéndose, dudo un momento si levantarse o no pero luego se irguió en sus torneadas piernas y se dirigió a su desino, salió ya duchado –si quieres puedes ducharte aquí– me dijo, luego asimile algo en lo que no había pensado antes
    –Nick no traje ropa– el soltó una carcajada al ver mi cara de horror –ponte lo mismo de ayer preciosa–
    –Estás loco, como quieres que salga de acá con la misma ropa ¿Qué pensaran las personas en la recepción?–
    –No pensaran nada y tampoco dirán nada o les parto la cara– me dijo mientras se deslizaba aun en toallas por la cama para besar mi mejilla, dejo caer su cabeza mojada entre mis piernas cruzadas –no es tan fácil, tenía como mil años que no repetía una cartera dos días seguidos– le respondí, el volvió a reírse, pero luego su mirada brillo –tengo una idea– dijo
    –espero y no sea tan buena como la anterior– pego su dedo de mi labio para que lo dejara hablar –Miley dejo una maleta con ropa aquí, puedes colocarte algo– la boca casi me llegaba al suelo al escuchar lo que me proponía esto debía ser una pesadilla, me aparte de golpe dejando caer bruscamente su cabeza en la cama
    – ¡ash!– dijo quejándose, aunque era más una exageración, era casi imposible que le hubiera dolido o molestado –esta es la peor idea que se te ha cruzado por la cabeza, nunca y escúchame bien NUNCA me colocare un vestido de esa– Nick no me respondió mientras me veía con la cara llena de interrogantes, luego abrió la boca con símbolo de entendimiento – ¿Dónde está mi teléfono?– le pregunte con tono amargo – ¿A quién llamaras?–
    –A mi hermana para que me traiga ropa– Nick me dio su teléfono mientras marcaba a mi hermana, Nick estaba loco yo no podía colocarme una pieza de Miley, era como romper mi ego femenino, le pedí a mi hermana que me trajera un Fendi rojo que me había comprado la ultima vez, con eso me bastaría lo demás lo resolvería luego, me quede en el recibo esperando a que avisaran su llegada, Nick aun no salía de la recamara, sonó el teléfono y momentos después llego un mensajero con el perchero en el que estaba mi hermoso conjunto rojo.

    Mensaje el Sáb Dic 05, 2009 4:10 pm por NicolePretty26

    Aqui Les Dejo 15 Cap PARA que no se quejen.

    pero quiero que comenten.

    xoxoxo

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 6:30 pm por NicolePretty26

    chicas porfavor comenten.

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 7:13 pm por alejonatica

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 7:14 pm por alejonatica

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 7:15 pm por alejonatica

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 7:15 pm por alejonatica

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 11:36 pm por NicolePretty26

    ale mañana la sigo.

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 11:47 pm por mizZ nick JONAS wife

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 11:48 pm por mizZ nick JONAS wife

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Dom Dic 06, 2009 11:48 pm por mizZ nick JONAS wife

    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!
    Sigueeeee! Sigueeeee! Sigueeeee!

    Mensaje el Lun Dic 07, 2009 9:32 pm por POLLYN JONAS

    wii lei el cap primero asi te digo sigueeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!

    Mensaje el Mar Dic 08, 2009 2:52 pm por CrazyNick-An_15

    Hay esta super yo la estoy leeiendo ne el foro de venesuela pero tmabien aquiiiiiiiiiii..! Smile soo la estoy leeiendo 2 vs jeje..! dale sigueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee:)
    Xoxo

    Mensaje el Miér Dic 09, 2009 7:57 pm por TrenDyGiirL

    wooww!!! oLaa soii nueva lectoraa y me encanta la nove!!!!
    SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!SIGUEE!!

    Mensaje Hoy a las 6:45 pm por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 6:45 pm